Archivo

NADAÍSMO , MOVIMIENTO NEGATIVO DE INTELECTUALES SURGE EN MEDELLÍN

Y de aquello nada? Pudo ser ese adjetivo de movimiento negativo , anunciado en el título de un artículo de página interior, lo que atrajo a gente de todo el país... En todo caso ese texto aparecido hace 35 años en EL TIEMPO fue, según recuerda Jotamario Arbeláez, la razón para que los jóvenes se sumaran a ese movimiento irreverente, creativo y de humor negro que era el Nadaísmo: de ahí nos prendimos todos . La voz de Germán Arciniegas, quien se pronunció a los ocho días de publicado ese artículo, en este mismo diario, permite recordar algunas de las reacciones que generó: El Nadaísmo es un producto natural de una época pervertida. Epoca de culturas dirigidas por analfabetos. Entre nosotros, es la consecuencia inmediata de las dictaduras. La parte de la juventud que se considera cogida en la trampa trata de escapar. Lo propio, lo nacional se ha vuelto tabú. El que se siente forzado a darle la espalda a la realidad inmediata se agarra a la rama de espino seco que le tiende cualq

10 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Además, este 1993 se ha dado múltiples citas con el Nadaísmo: aparte de los 35 años que se celebran y que recuerdan cómo nació, se vivió, se negó y murió?, ha habido otros acontecimientos. Vale la pena mencionar entre ellos la publicación del libro de cuentos de Elmo Valencia, El universo humano; y los textos de Alberto Escobar: Sinónimo de la angustia; la reedición de la novela de Armando Romero, Un día entre las cruces; y la obra periodística de Gonzalo Arango, próxima a publicar, por la Editorial Universidad de Antioquia.

Pero a los 35 años de esa loca proclamación, qué queda? Una actitud dice Jotamario Arbeláez, los postulados pueden haber desaparecido, pero el espíritu se mantiene .

En distintos rincones de la Tierra, el espíritu late en hombres como Eduardo Escobar, Jaime Jaramillo Escobar (X 504), Elmo Valencia, Humberto Navarro (Cachifo), Alberto Escobar, Jaime Espinel (Barquillo), Pablus Gallinazo, Armando Romero, Jan Arb y Jotamario Arbeláez. Ya no están Gonzalo Arango, Darío Lemus y Amílcar Osorio, pero no han muerto en el álbum de recuerdos de la locura nadaísta.

En los círculos culturales y artísticos de Medellín se viene hablando con insistencia de un movimiento de intelectuales jóvenes llamado el Nadaísmo .

No se sabe concretamente en qué consiste. Su contenido es apenas conocido por un grupo que se reúne en La Bastilla. Pero la sola mención de la palabra nadaísmo ha bastado para crear una virtual zozobra en los medios de universitarios y cocacolos y aun en reuniones serias de intelectuales de prestigio.

Se rumora en estos círculos que se trata de una impostura literaria, de un esnobismo existencialista de nuevo cuño o de una moda.

Lo único cierto es que los intelectuales que se llaman a sí mismos nadaístas, se exhiben por la ciudad de Medellín en las más extrañas poses y algunos de ellos están acreditando la moda del peinado a lo Francoise Sagan.

Para aclarar el asunto nadaísta entrevistamos a Gonzalo Arango, el autor de un manifiesto que está próximo a aparecer y que contiene las bases del movimiento.

Rebelión esquizofrénica Cuando el corresponsal preguntó al sociólogo del movimiento qué es el nadaísmo, dijo en el acto: Es una rebelión esquizofrénica-consciente de la juventud contra los estados pasivos del espíritu y la cultura .

A la pregunta de quiénes son los nadaístas, respondió: Somos unos tipos muy bien dotados intelectualmente. Fluctuamos entre los extremos de la genialidad y la locura. Somos indefinibles, pero la definición más aproximada la dio Regis Jolivet en su diccionario filosófico, al decir que el genio es una cualidad natural .

Respecto de la condición necesaria para ser nadaísta, se expresó así: Hay que ser muy esencial: tener ideas y emociones inclasificables. Algunos tipos están en los manicomios por culpa de esta cualidad que nosotros exigimos como la gran virtud del nadaísmo .

Es, en consecuencia, un movimiento de locos?, preguntamos.

Si la locura es no estar de acuerdo con el actual régimen de la cultura colombiana.

En general, a qué se dedican los nadaístas? En general, a nada, y en particular a la vida ociosa.

No trabajan? Nos dedicamos a lo maravilloso cotidiano.

Qué es eso? La poesía, la belleza.

Pero no se vive de poesía.

Tampoco se vive de antipoesía, o mejor, se vive de todos modos.

Incompatibilidades Preguntamos también a Gonzalito Arango si existe incompatibilidad entre la poesía y el trabajo, y dijo: En Colombia no se puede ser poeta y profesor de literatura colombiana al mismo tiempo; escritor y miembro de la sociedad de mejoras públicas; nadaísta y empleado de la dirección de educación; poeta y cobrador de impuestos; poeta y arrendatario, etc. .

Entonces, de qué viven? La vida es un facsímil de la muerte, como dice el filósofo. Pero para defendernos de la policía y eludir las leyes sobre vagancia, nos hemos inventado nuestra propia teoría sobre el trabajo. Una nueva moral.

En qué consiste? Negamos el trabajo por las siguientes razones: 1. Porque el trabajo es atentatorio contra la dignidad de la poesía y contra la misma dignidad humana.

2. Porque no existe en Colombia ningún trabajo que pueda desempeñar un nadaísta y por el cual pueda cobrar una remuneración honesta.

3. Porque en esencia el trabajo es muy aburridor.

4. Porque amamos la vida, y el trabajo constituye un derroche absurdo de energías vitales que gasta el aparato orgánico, envejece las células generadoras de la vida fisiológica y atrofia los centros nerviosos que producen las ideas y la belleza nadaísta.

5. Por razones obvias, etc.

Los nadaístas tienen dinero? Yo no tengo, al menos; otros son de familia burguesa. Alguien dijo malévolamente que sólo puede ser nadaísta el que tiene un hermano que trabaja para sostenerlo.

El surgimiento Respondió a otra pregunta manifestando: Fue una larga gestación. Primero fue un impulso instintivo de rebeldía frente a los valores consagrados de la literatura y de la tradición espiritual del país. Luego abandonamos el proyecto.

Está el nadaísmo en su segunda etapa? En realidad, lo de esa época era un aborto. Ahora ha nacido verdaderamente.

Podría determinar el momento preciso, el lugar y la fecha de nacimiento? Café Bemoka, Cali, una noche de enero de 1958, soledad abyecta, miraba a una mujer muy bella llamada Leonor. La vida me propuso tácitamente esta alternativa: el suicidio o... Esos puntos suspensivos fueron el nadaísmo. Nació como un impulso de vivir, de luchar; como un rechazo de la muerte. Necesitaba crearme una mística para vivIr. Esa misma noche empecé a escribir el Manifiesto y cuando lo terminé me vine a Medellín.

Filosofía propia El nadaísmo es una filosofía pesimista? No es una filosofía, ni es pesimista, aunque sí es un movimiento negativo.

Y usted cree posible la aceptación de algo que es solamente negativo? El lado positivo del nadaísmo es la negación del orden espiritual imperante en Colombia, particularmente en el arte y la cultura.

Por qué medios van a expresar su inconformidad? Por medio de una revista sin avisos. Si es necesario, y en última instancia, trabajaremos para sostenerla. No queremos hipotecarle a nadie nuestro pensamiento.

Cómo se llamará la revista? Se llamará simplemente Nada .

El caso colombiano El corresponsal pregunto también si el nadaísmo tiene parentescos con otros movimientos artísticos anteriores colombianos o del extranjero, y Arango respondió: En ciertas bases generales, comunes a todo movimiento revolucionario, sí. Los surrealistas lo llamaron un cierto estado de furor . Por lo demás, tiene una dinámica concreta y específica sobre Colombia, su cultura, sus sistemas, sus valores representativos.

El movimiento de ustedes aspira a convertirse en escuela literaria? No. Nosotros no somos dogmáticos, ni vamos a sacrificarle la libertad abierta a las posibilidades de la cultura colombiana. Yo comparo la libertad del escritor nadaísta con la del hombre que se lanza de un décimo piso como protesta al dogma de la gravitación de la Tierra.

Quiere eso decir que no hay normas para escribir al estilo nadaísta? Habrá un tipo específico de literatura nadaísta, sobre todo en la poesía.

Y cómo se podrá reconocer? Cuando alternen en el poema la razón frígida de la sensibilidad intuitiva, simultáneamente con la sensibilidad ardiente de la razón pura deductiva.

Eso va a ser muy difícil reconocerlo.

Más claramente: de la poesía nadaísta se excluyen lo siguientes valores: la polémica, la dialéctica, la lógica, el ritmo, la rima, la belleza en todas sus manifestaciones, el sentimiento, la razón y todo lo decorativo y esencial que se le pueda quitar hasta que el poema quede reducido a la nada, al simple esquema de belleza, a una especie nueva de pecado original del espíritu creador.

Sin jefes Quiénes integran el grupo directivo del movimiento? Por sus obras los conoceréis. Son hombres comúnmente desconocidos: Alberto, Guillermo, Amílkar, Humberto, Lucía, Ernesto, etc.

Usted es el jefe? No hay jefes; el Nadaísmo no es un partido político. Es una pasión del espíritu individual para expresar inquietudes intelectuales y emocionales colectivas.

Es cierto que en casa de un pintor casi se daña una fiesta de intelectuales y artistas por culpa del nadaísmo? Es cierto. Debido a los malentendidos de algún tipo irresponsable que tiene la petulancia de hacerse pasar por nadaísta sin saber lo que significa eso.

Usted defendió la seriedad del nadaísmo como movimiento de ideas? Era inútil. Ya le habían creado un piso falso. Pero Pedro Restrepo Peláez, Carlos Castro Saavedra, Eduardo Correa, Manuel Mejía Vallejo, Federico Ospina, Alberto Aguirre y otros entendieron que la impostura no era mía.

Emitieron algún concepto? Castro Saavedra dijo que el nadaísmo era como un niño pequeño tirando piedras contras las vitrinas de Junín. Rectificará cuando conozca el Manifiesto.

Y cuándo aparecerá? Cuando haya dinero para editarlo. Dentro de un mes, dentro de un año , como dice melancólicamente Francoise Sagan.