Archivo

ALVARO MEJÍA SE COLÓ ENTRE LA ÉLITE DEL TOUR

Muy poco, prácticamente nada de lo pronosticado, resultó cierto tras los 81 polémicos kilómetros de la contrarreloj por equipos, durante la cuarta etapa del Tour de Francia. Pero de todas esas sorpresas de la jornada entre Dinard y Avranches, sin duda la de mayor resonancia para los colombianos es la reveladora actuación de la escuadra Motorola-Postobón, en la cual milita Alvaro Mejía.

08 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Por obra y gracia de ese inesperado tercer lugar, 26 segundos detrás del GB-MG Maglificio italiano y 21 del archifavorito ONCE español, el santarrosano ocupa la decimaséptima casilla de la general, con retraso de 1.15 minutos respecto del nuevo líder, el italiano Mario Cipollini.

Resulta por demás curioso que Mejía, que perdió el primer semestre, el escarabajo que menos preparado llegó a esta cita, sobre quien menos esperanzas había, sea ahora el estandarte de la reducida delegación nacional na en este Tour.

En relación con el risaraldense, hay varias aspectos por analizar: Primero, al igual que sucedió con Oliverio Rincón tras la lesión de la Vuelta a Murcia y su posterior buena labor en la Vuelta a España, la para competitiva puede reportarle a Mejía buenos dividendos ahora. Está menos desgastado que la mayoría de corredores y, si sabe dosificar fuerzas, puede ubicarse entre los mejores.

Segundo, ese tercer puesto es una sorpresa relativa. Sí, porque es más de lo que sobre el papel deberían haber conseguido; y no, porque en el equipo hay consumados rodadores como el canadiense Steve Bauer, el australiano Phil Anderson, el italiano Maximilian Sciandri y el británico Sean Yates, que dominan la especialidad.

Tercero, y a nivel individual, Mejía había despertado calurosos comentarios por su comportamiento en el Giro de Italia y las pruebas previas al Tour. Ha evolucionado una inmensidad , comentó públicamente un allegado a la escuadra.

Cuarto, se abre un compás de espera, una ilusión por lo que pueda suceder en las semanas venideras, pero esto no quiere decir que Mejía va a pelear el título con Miguel Indurain, Claudio Chiappucci o Gianni Bugno. La falta de competencia continua debe haberle restado fondo , esa capacidad para afrontar extensos y repetidos esfuerzos y que resulta un factor fundamental en un reto como el Tour.

Y quinto, el saberse igualado al astro italiano Chiappucci, por encima en la general de Indurain, Bugno, Rominger, Pedro Delgado y ser el mejor latinoamericano de la prueba, constituye una motivación adicional especial para el colombiano, que tiene una preciosa oportunidad de ganarse un buen contrato para 1994.

El resto del balance colombiano sí se ajustó a la lógica. El Gatorade de Abelardo Rondón entró a 1.35 minutos de la escuadra de Cipollini, en una actuación regular; el Seguros Amaya de Oliverio Rincón confirmó que viene al Tour únicamente a buscar el lucimiento personal del boyacense en la montaña y perdió 4.44; y el ZG Mobili de Nelson Cacaíto Rodríguez tuvo el dudoso honor de portar el farolito, con un lastre de 5.06 minutos.

Otros datos interesantes de la etapa: ONCE, el gran favorito, tuvo inconvenientes con tres hombres y su acostumbrado ritmo perfecto no funcionó.

GB-MG Maglificio confirmó la clase de sus rodadores y su interés por ser protagonista ahora que las condiciones topográficas les favorecen. Y de paso, el liderato de Cipollini es un premio a un corredor que se resigna a ser considerado un ciclista de playa , según sus propias palabras.

Banesto, al contrario de todos los pronósticos, salió bastante bien librado. El puesto 23 de Indurain en la general es un espejismo y con seguridad en la contrarreloj individual asumirá de nuevo. Perdió muy poco ante Chiappucci e inesperadamente le sacó ventaja a Bugno. Y por si fuera poco, Tony Rominger quedó prácticamente fuera de carrera.

En otras palabras, en vez de aclararse, la madeja de este Tour se enredó más y más. Habrá que esperar otras etapas para encontrar claridad. Hoy, el quinto tramo unirá sobre 225 kilómetros a Avranches y Evreux, sobre terreno plano.

POSICIONES Posiciones del Tour de Francia tras la cuarta etapa, una contra reloj por equipo de 81 kilómetros disputada entre Dinard y Avranches: Etapa: 1. GB-MG Maglificio (Italia), 1:34.10; 2. ONCE (España), a 5 segundos; 3. Motorola-Postobón (EE.UU.), a 26; 4. Novemail-Laser (Francia), a 31; 5. Carrera-Tassoni (Italia), a 47; 6. Telekom (Alemania), a 1.21; 7. Banesto (España), a 1.22; 8. Gatorade-Chateaux D Ax, a 1.34; 9. Cerámicas Ariostea (Italia), a 1.36; 10. Lampre (Italia), a 1.49; 11. WordPerfect (Holanda), a 1.59; 12. TVM (Holanda), a 2.10; 13. Castorama (Francia), a 2.15; 14. Clas-Cajastur (España), a 3.06; 15. Lotto (Bélgica), a 3.14; 16. GAN (Francia), a 3.49; 17. Lotus-Festina (Andorra), a 3.56; 18. Seguros Amaya (España), a 4.44; 19. Chazal (Francia), a 4.51; 20. ZG Mobili-Sidi (Italia), a 5.06.

General: 1. Mario Cipollini (Italia/Maglificio), 16:57.51; 2. Wilfried Nelissen (Bélgica), a 6 segundos; 3. Alex Zulle (Suiza), a 21; 4. Laurent Jalabert (Francia), a 22; 5. Zenon Jaskula (Polonia), a 29; 6. Johan Bruyneel (Bélgica), a 39; 7. Eric Breukink (Holanda), a 39; 8. Philippe Louviot (Francia), a 52; 9. Johan Museeuw (Bélgica), a 58; 10. Franco Ballerini (Italia), a 1.05; 11. Steve Bauer (Canadá), a 1.07; 12. Charly Mottet (Francia), a 1.09; 13. Andrew Hampesten (EE.UU.), a 1.10; 14. Rolf Soresen (Dinamarca), a 1.13; 15. Lance Armstrong (EE.UU.), a 1.15; 16. Claudio Chiappucci (Italia), a 1.15; 17. Alvaro Mejia (Motorola-Postobón), mt; 20. Stephen Roche (Irlanda), a 1.19; 43. Raúl Alcalá (México), a 2.19; 133. Oliveiro Rincón (Seguros Amaya), a 5.44; 144. Leonardo Sierra (Venezuela), a 5.56; 152. Nelson Rodríguez (ZG Mobili), a 6.06; 157. Abelardo Rondón (Gatorade), a 6.12.