Archivo

LOS PREPARADORES DE AJÍ PICANTE, EN SU SALSA

A comer salsa picante criolla se dijo. Todas las variedades de ajíes en sus diferentes modalidades de preparación se darán cita en la exhibición que se viene preparando en Montería. El 18 de julio se realizará el Primer Concurso de Preparadores de Salsas Picantes, en el que participarán todas las personas que tengan fórmulas especiales.

07 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Acompañar las comidas con este tipo de salsas es una vieja tradición familiar en Sinú y las sabanas. Toda la vida se han disputado Montería y Sincelejo el liderazgo en su preparación.

Hay salsas picantes criollas con los nombres más exóticos y algunas, según sus fabricantes, gozan de poderes afrodisíacos increíbles, hasta el punto de que antes por las tierras del Sinú muchos padres se oponían a los matrimonios de sus hijas cuando conocían que ciertas especies de ajíes eran consumidas por los novios.

En este concurso cada persona presentará su fórmula, utilizando todas las variedades de ajíes que se dan por estas tierras. Para la preparación de la salsa picante es indispensable tener un buen vinagre obtenido de la fermentación de plátanos, bananos y cereza, o de agua salada que destila la leche que es utilizada en la preparación de queso blanco.

Ramiro Cabrales Anaya, Enrique Vásquez González, Hernán Espinosa Pineda y Lucio Mejía Bossa, organizadores de este singular certamen, dijeron que hasta el 18 de julio estarán abiertas las inscripciones.

En el concurso habrá derroche de platos típicos, como los tradicionales sancochos de bocachico sinuano y el paloteado con gallina criolla, la viuda de bocachico y de carne salada, el mote de queso, los sancochos de cabeza de bagre y de cabeza de cerdo ahumada.

Se calcula que serán exhibidas unas 30 fórmulas diferentes con ajíes que van desde el el pico de pájaro hasta el guauguao . Su producido será destinado a obras sociales en las zonas marginadas de Montería.