Archivo

LA LECHE MATERNA REDUCE INFECCIONES

Un nuevo estudio indica que el amamantamiento puede reducir a la mitad el riesgo de infecciones en los oídos de los bebés. En un estudio realizado con 1.013 bebés, en el Centro de Investigaciones Infantiles del Departamento de Pediatría de Arizona, en Tucson (Estados Unidos), se encontró que los que sólo recibieron leche materna durante los primeros cuatro meses de vida sufrieron la mitad de infecciones del oído medio durante el primer año de vida, en comparación con aquellos que nunca fueron amamantados. Los bebés que se alimentaron únicamente con leche materna tuvieron 40 por ciento menos infecciones que los bebés que además de ser amamantados, recibieron otros alimentos antes de cumplir cuatro meses.

07 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Cómo puede ayudar el amamantamiento? Los investigadores no pueden asegurarlo, pero, según ciertas indicaciones, tanto la acción de amamantar como el contenido de la leche materna pueden jugar un papel.

John Ey, uno de los pediatras que realizaron el estudio, explicó que los anticuerpos encontrados en la leche materna hacen que el estreptococo pneumoniae y el hemofilus influenza, los causantes bacteriales más frecuentes de las infecciones del oído medio, se adhieran a los revestimientos de la garganta y las trompas de Eustaquio que drenan el oído medio.

Es posible que eso ayude a evitar que las bacterias regresen a través de las trompas de Eustaquio para quedarse en el oído medio , dijo.

Ey, profesor asociado de pediatría de la Universidad de Arizona, dijo que cuando los bebés son amamantados, también es menos probable que el líquido entre a las trompas de Eustaquio, donde los microbios pueden causar irritación e inflamación. Los bebés tienden a tomar su biberón en una posición más erguida, porque es lo más natural y cómodo. Alimentar con un biberón a un bebé mientras está acostado en su cuna, puede hacer que el líquido se derrame hacia arriba , dice el especialista.

Las infecciones del oído medio están entre las enfermedades infantiles más frecuentes, dado que dos de cada tres bebés sufren por lo menos una infección del oído durante el primer año de vida. Si se repiten, estas infecciones pueden causar problemas de audición y demoras para aprender a hablar.

Según los investigadores, los bebés tienen más probabilidades de presentar infecciones del oído si están expuestos a humo de tabaco en el hogar o al contacto con otros bebés o gateadores , bien sea en el hogar o en la guardería o jardín infantil.

Otro experto dice que ciertos niños también son innatamente más propensos a las infecciones, incluyendo a los niños de familias con muchas alergias y aquellos que sufren de paladar hendido u otra anormalidad que afecte la estructura facial.

El estudio, que aparece en la edición de mayo de la revista de pediatría, refuerza la recomendación de la Academia Nacional de Pediatría de que las mujeres alimenten exclusivamente a sus bebés con leche materna durante los primeros cuatro o seis meses de vida.

Según un vocero de la Liga Internacional de la Leche, una organización que suministra información y apoyo a las mujeres que desean amamantar a sus bebés, en Estados Unidos apenas la mitad de las mujeres tratan de amamantar a sus hijos. Para los cuatro meses de edad, solamente uno de cada cuatro bebés aún está siendo amamantado y menos de uno de cada seis es alimentado exclusivamente con leche materna. Asesoría: Gabriel Bustamante Pediatra Hospital Lorencita Villegas de Santos