Archivo

LOS CULTIVOS SEMESTRALES DISMINUIRÁN 12 POR CIENTO

La agricultura colombiana está en crisis generalizada, demostrada en una reducción del 12 por ciento en las áreas cultivadas con arroz, algodón, sorgo, maíz, soya, café, y ahora hay amenazas contra el banano, dijeron representantes gremiales reunidos el pasado fin de semana en Pereira. Solamente el sector azucarero reportó normalidad. Los cultivos semestrales, como arroz, algodón, maíz, sorgo y soya, han mostrado reducción de las áreas sembradas de 9,9 por ciento en 1992 en promedio y, según registros hasta ahora conocidos, bajarán cerca de 12 por ciento en 1993, dijo Eudoro Alvarez Cohecha, ingeniero agrónomo encargado del análisis de esos renglones productivos para el XV Congreso Nacional de estos profesionales.

07 de julio 1993 , 12:00 a.m.

El movimiento de hectáreas en tres años, ha evolucionado así, según Alvarez: 216.650, en 1991; 232.447, en el año siguiente, y 203.420 en 1993.

La soya ha perdido más de la mitad de su terreno: fueron 100.870 hectáreas en 1991; 41.810, en el 92, y 43.350 este año.

Crédito para banano Por su parte, el presidente de Unibán, Sergio Hugo Amaya Córdoba, pidió al Gobierno Nacional nuevos recursos de crédito y refinanciar o prorrogar los compromisos adquiridos por los bananeros con Bancoldex.

Los bananeros colombianos verían caer sus ventas en más del 50 por ciento que significaría perder mercado para 18 millones de cajas que representan cerca de 100 millones de dólares en divisas para el país , advirtió el presidente de Unibán.

Explicó que una producción excedente de 18 millones de cajas implicaría la necesidad de desmantelar diez mil hectáreas de ese cultivo en Colombia, las que generan 7.000 empleos directos y 20.000 indirectos.

Mientras tanto, el presidente de la Andi, Carlos Arturo Angel Arango, dijo que la ausencia de una política de desarrollo para el sector agropecuario ha sido sustituida por la aplicación de medidas de carácter coyuntural, que por un lado han evitado la especialización del agro colombiano y por otro, han desestimulado la realización de inversiones en infraestructura de riego, vial y portuaria de poscosecha y comercialización A su juicio, todo esto ha causado la crisis generalizada de la agricultura y la agroindustria.

Angel Arango dijo que apoya el sostenimiento de subsidios para renglones productivos que tienen posibilidades de elevar su competitividad dentro de la apertura.