Archivo

MELUK LE CUENTA...

Salir a decir el día que comienza el Juventud de América, que la obligación de la Selección Colombia es simplemente la de clasificar al Mundial Sub-20 es conformismo. Yo doy por hecho que vamos a ir al Mundial, que hoy, contra Bolivia, empieza la defensa del tercer puesto logrado en Emiratos Arabes.

13 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Salir a decir el día que comienza el Juventud de América, que la obligación de la Selección Colombia es simplemente la de clasificar al Mundial Sub-20 es conformismo. Yo doy por hecho que vamos a ir al Mundial, que hoy, contra Bolivia, empieza la defensa del tercer puesto logrado en Emiratos Arabes.

Clasificar a la ronda final, cuando pasan tres de cinco equipos por grupo, pues no es igual a presentar un examen de física cuántica en la NASA. Y llegar al Mundial en una final en la que aseguran cupo cuatro de seis, pues tampoco es misión para Los Increíbles .

Colombia no solo debe clasificar al Mundial sino que, por ser local, por contar con un grupo de jugadores de calidad, muy maduro y experimentado para nuestro medio en esta categoría, por un técnico como Eduardo Lara, que le gusta ganar y que es exigente con los muchachos, tiene la obligación de pensar en el título.

No empecemos el año nuevo con viejos argumentos blandengues de frases repetidas como "no hay que presionar al grupo", "la ambición rompe el saco"... Bla, bla, bla.

A las cosas por su nombre: Colombia es, con Brasil y Argentina, favorita para ganar el campeonato y esa debe ser su meta. Claro que vamos a ir al Mundial (lo contrario sería un fracaso inimaginable), pero qué bueno sería ir como campeones de Suramérica. No es tropicalismo barato, ni tampoco crear falsas expectativas: Tenemos equipo, un buen técnico, un proceso adelantado... En fin, hay con qué pelear el título. Vamos por él!

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE