Archivo

186 MIL COLOMBIANOS AHORA SON VENEZOLANOS

Un total de 186 mil colombianos gozan de nacionalidad venezolana en virtud del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros del gobierno del presidente Hugo Chávez, que comenzó el 3 de febrero del 2004 y concluyó el 17 de febrero pasado.

03 de marzo 2005 , 12:00 a.m.

Un total de 186 mil colombianos gozan de nacionalidad venezolana en virtud del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros del gobierno del presidente Hugo Chávez, que comenzó el 3 de febrero del 2004 y concluyó el 17 de febrero pasado.

Según la división de Control de Extranjeros de la Oficina Nacional de Identificación y Extranjería (Onidex), hasta la entrada en vigor del plan se calculaban en 1 500.000 el número de extranjeros ilegales en el país.

En la operación se procesaron solicitudes de nacionalización de unos 700 mil extranjeros, pero de ellas solo fueron otorgadas 273 mil. Las que hasta ahora no han sido aprobadas se seguirán procesando en la segunda etapa del plan.

El director de ese despacho, José Morales, confirmó que 85 por ciento de las 700 mil (unas 595 mil) solicitudes de extranjeros fueron hechas por ciudadanos colombianos.

Ese número de nacionalizaciones, para Venezuela, es todo un récord, pues anualmente apenas si se otorgaban entre 600 y 2.000 por año.

"Hemos hecho justicia a miles de ciudadanos que durante años fueron víctimas de extorsión y abusos por ser ilegales. Hemos publicado 17 Gacetas Oficiales con listas de extranjeros que hemos nacionalizado rápidamente, y unas tres gacetas eran de personas que tenían hasta 30 años viviendo en el país", dice Morales.

Morales calculó que aún quedan 800 mil extranjeros en Venezuela sin papeles, de los cuales se estima que 680 mil sean colombianos. Estos, junto a los 400 mil que ya introdujeron su solicitud y siguen pendientes, suman más de un millón de colombianos en situación irregular.

Bajando la velocidad.

El Plan de Regularización de Extranjeros fue ordenado en febrero de 2004 y se llevó a cabo conjuntamente con el operativo denominado Misión Identidad, con el cual se otorgó cédula venezolana a más de 9 millones de ciudadanos.

Ambos planes, aunque reconocidos como necesarios dada la tremenda dificultad institucional que vivía el país en la expedición de documentos de identidad, fueron criticados duramente por sectores de la oposición que vieron en ellos un intento del gobierno de incorporar masivamente a nuevos votantes al registro electoral, para el referéndum del 15 de agosto de 2004.

De hecho, se manejó extraoficialmente que del total de nuevos nacionalizados (273 mil confirmados por la Onidex) hasta julio, 239 mil ya habían logrado la ciudadanía y estaban inscritos en el registro electoral.

Morales precisó que ese número podría estar cerca de la realidad, pero advirtió que sería una ligereza hacer ver el plan como con un objetivo electoral: "El plan fue estigmatizado por la oposición. No se puede decir que todos iban a votar, porque tener la nacionalidad no significa inmediatamente que todos estaban cedulados o inscritos para votar, pues para eso deben ser residentes".

Pero una comisión especial de la Asamblea Nacional, encargada de procesar e investigar las denuncias sobre el proceso de cedulación masiva emprendido por el gobierno, llamó la atención sobre la informalidad del proceso, el cual muchas veces, por su rapidez, no cumplió a cabalidad con los requisitos.

Específicamente, en torno a los extranjeros, la comisión concluyó que "se otorgó la nacionalidad venezolana a personas que ingresan y permanecen ilegalmente en el país, sin la debida verificación de documentos", y señaló algunos casos en los que, aunque la solicitud era de naturalización, a las personas se les entregaba inmediatamente la residencia, lo que les permitía votar.

De todos modos, ya culminó el operativo masivo de naturalización y las decenas de miles de colombianos que aún quedan por legalizar su situación en Venezuela deberán acudir nuevamente a las sedes regulares de la Onidex para hacer sus trámites. Morales promete que, a diferencia de otros años, el procesamiento de los recaudos no tomará meses, sino unos ocho días.

FIT.

Según el gobierno venezolano, quienes aún quedan por legalizar deberán acudir nuevamente a las sedes de extranjería para hacer sus trámites.

Archivo / EL TIEMPO