Archivo

DIRECTOR DEL GATT: QUE LOS RICOS NO LLOREN

Los países en desarrollo en Asia y América Latina son los motores del comercio mundial . Con esta afirmación se despidió Arthur Dunkel después se permanecer durante trece años al frente del Acuerdo General de Aranceles y Comercio (Gatt).

06 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Dunkel dijo que el Viejo Mundo , en el que incluyó a Estados Unidos y Japón, se encuentra en una especie de talante que va contra la corriente, mientras que asistimos al auge de los países del bloque asiático, China al borde del riesgo de un recalentamiento y la apertura de la India .

Y también vemos cómo algunos países latinoamericanos, que no hace mucho, a causa de los montos de sus deudas, fueron obligados a un consumo redoblado de aspirinas por parte de los banqueros mundiales, volcados ahora a una carrera de importaciones que se convirtieron en motores del comercio mundial , dijo.

En una andanada evidentemente dirigida a las principales potencias mundiales, Dunkel cuestionó que los países desarrollados se quejen de la competencia que plantean los países en desarrollo, cuando son precisamente estos países los que mantienen vivo al comercio mundial.

Dunkel, de 60 años, se retiró el 30 de junio del Gatt, organismo en el que 111 países conciertan las pautas del comercio mundial.

El veterano diplomático suizo será remplazado por el irlandés Peter Sutherland, quien adquirió prominencia como enemigo acérrimo de formas de proteccionismo regional o local durante su desempeño como comisionado de competencias de la Comunidad Europea, durante la década de los años 80.

La principal gestión de Dunkel en el Gatt se resume en La Ronda de Uruguay, iniciada en 1986 y que buscó la liberación del comercio mundial con énfasis en el sector servicios.

Llevar a buen puerto la Ronda constituye un requisito esencial para recrear la confianza y poner en funcionamiento otra vez la máquina de crecimiento y de creación de empleo , puntualizó Dunkel en una de sus últimas declaraciones como director del Gatt.

Qué es el Gatt? El Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (Gatt) ha ampliado su cantidad de países afiliados y sus normas, abarcando actualmente casi el 90 por ciento del comercio mundial de mercancías.

Además de servir como tribunal internacional para disputas bilaterales, el Gatt, de 111 miembros, supervisa la vital Ronda Uruguay de negociaciones mundiales para abatir barreras comerciales.

Recientemente se recibió la solicitud formal de Rusia para entrar al grupo de los 111. Las negociaciones para incorporar a este país demandarán varios años y dependerán de las reformas rusas conducentes a instaurar la economía de mercado.

Durante el mandato de Dunkel, China también gestionó su readmisión al Gatt, del cual había sido miembro fundador. Una comisión del Acuerdo aún está estudiando la solicitud presentada en 1986 y algunos diplomáticos manifestaron que la aceptación de la solicitud china dependerá en gran medida del ambiente político internacional.

La Comunidad Europea (CE), Estados Unidos y Japón son las tres fuerzas principales del Gatt, al que frecuentemente someten sus disputaas comerciales bilaterales.

Las comisiones del Gatt encargadas de resolver diferendos se han encargado de reclamos en áreas que incluyen autos, oleaginosas y carne vacuna.

Breve historia El organismo comercial fue establecido originalmente después de la Segunda Guerra Mundial por 23 países que intentaban desarrollar el proyecto de una Organización Comercial Internacional (OCI), que habría sido una filial de las Naciones Unidas, como el Banco Mundial.

En enero de 1948, las reglas iniciales y concesiones en materia de aranceles aduaneros, resultantes de su primera ronda comercial, entraron en vigencia. Afectaron a 10.000 millones de dólares del comercio mundial en ese momento, o sea una quinta parte del total global.

Pero un plan para establecer la OCI se frustró cuando Washington dijo en 1950 que no pediría ratificación del Congreso.

Como la carta de la OCI no fue ratificada nunca, el Gatt ha operado como un conjunto de reglas provisionales entre estados miembros. Pero la idea de una OCI ha sido replanteada en el marco de las discusiones de la Ronda Uruguay.

La ambiciosa ronda, lanzada en el balneario uruguayo de Punta del Este en septiembre de 1986, procura lograr menores recargos aduaneros sobre productos agrícolas e industriales.

Las negociaciones, en las que participan 117 naciones, también pondrán por primera vez los servicios (turismo, telecomunicaciones y financieros) bajo las reglas del Gatt y cubrirán propiedad intelectual , como patentes.

Algunos diplomáticos esperan que la octava ronda del Gatt llegue a una culminación exitosa a mediados de diciembre, con un atraso de tres años.

Sale de escena Después de 13 años en uno de los cargos económicos internacionales más influyentes del mundo, Arthur Dunkel abandona el escenario.

Dunkel, de 60 años, pidió hace unos meses dejar la Dirección General del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (Gatt), en la que será sustituido por el irlandés Peter Sutherland.

El director del Gatt es un infatigable negociador y llegó a encarnar a la Ronda Uruguay de negociaciones, a cuya conclusión, sin embargo, no asistirá.

En julio del año pasado, cuando aceptó por enésima vez renovar su mandato, todavía creía que era posible asistir al cierre de las negociaciones iniciadas en Punta del Este (Uruguay) en 1986.

Hoy, frente al eterno estancamiento de las negociaciones, afirma: En siete años de coloquios hice todo lo que pude para cerrar la Ronda Uruguay, pero ahora llegó el momento de retirarme, sin arrepentimientos .

Sin embargo, es muy difícil creerle. En su trabajo, Dunkel dio la sensación de cumplir una misión. En más de una oportunidad recurrió a mil recursos para concluir la Ronda Uruguay, lanzándose, por ejemplo, en impensables mediaciones, fijando atrevidos plazos o metiéndose en el campo minado de la diplomacia secreta. Shuterland, defensor del libre comercio Bruselas (ANSA) Peter Sutherland, un irlandés de 47 años, designado Director General del Gatt, es un convencido liberal, que sabe combinar el arte de la política con las difíciles técnicas y secretos del comercio internacional.

Sutherland es ex responsable de la Comisión Ejecutiva de la Comunidad Europea (CE) para la libre competencia. Ahora, deberá pilotear la conclusión de la Ronda Uruguay de negociaciones.

Muchos países europeos lo recuerdan en la Comisión Ejecutiva de la CE como un firme defensor del libre mercado. En Italia, por ejemplo, es el hombre que marcó el principio del fin de la presencia del Estado en la industria.

Con Sutherland en la Comisión se aprobaron nuevas normas en la libre competencia entre las empresas. El irlandés presionó con mucha fuerza para utilizar las ayudas del Estado sólo para fines económicos sanos y no para perseguir las oportunidades políticas o los intereses locales, una vieja y dañina costumbre de muchos países europeos.

Un mercado único es creíble sólo si las reglas del juego son iguales para todos , es uno de los lemas de Sutherland.

Para defender este principio, el nuevo Director del Gatt se enfrentó muy a menudo con su ex jefe, el presidente de la Comisión Ejecutiva, Jacques Delors.

Como comisionado europeo, Sutherland trabajó intensamente para llegar a la liberalización del mercado de las telecomunicaciones y de los transportes.

Por último, una curiosidad: cuando habla Sutherland da la impresión que quiere convencer a un jurado imaginario, costumbre que tiene desde cuando era un joven abogado en Irlanda.