Archivo

CON CELULAS MADRE LE CURARON LA DIABETES

Científicos argentinos que el 3 de enero trasplantaron células madre a un diabético de 42 años, celebran la recuperación del paciente cuya glucosa se ha estabilizado a tal punto hasta la fecha, que no necesita inyecciones de insulina para conseguirlo.

22 de enero 2005 , 12:00 a.m.

Científicos argentinos que el 3 de enero trasplantaron células madre a un diabético de 42 años, celebran la recuperación del paciente cuya glucosa se ha estabilizado a tal punto hasta la fecha, que no necesita inyecciones de insulina para conseguirlo.

Aunque los especialistas, encabezados por el cardiólogo Roberto Fernández Viña, han pedido a la opinión pública tomar las cosas con mesura -teniendo en cuenta que se trata de un solo caso y que todo paciente es diferente-, la comunidad científica y miles de diabéticos en todo el mundo empiezan a interesarse en el procedimiento.

El método consiste en extraer células madre del hueso ilíaco, en la cadera, y tras manipularlas en laboratorio se implantan en el páncreas mediante un catéter especial que se introduce por la arteria femoral. Esta es la vía de acceso directo a la cola del páncreas, donde hay islotes de Langerhans, que contienen células beta.

Las personas con diabetes sufren de una carencia en este órgano de tales células, que producen la insulina con que el organismo regula los niveles de glucosa en la sangre, de modo que tienen que hacerlo artificialmente, con la inyección permanente de insulina.

La introducción de células madre en el páncreas, donde actúan como copiadores de todo lo que las rodea, genera la reproducción de las células beta, aumentando la capacidad de producción de la insulina necesaria para equilibrar la glucosa del paciente.

Fernández sostiene que la cirugía no tiene riesgos de rechazo (pues las células son del propio paciente), no requiere más de un día de hospitalización y puede ser realizada por cualquier especialista médico con destreza y experiencia en cateterismos.

El Center Cardiovascular Research Foundation, de Washington, ya contactó al equipo de expertos para conocer el protocolo del método que abre un campo de investigación enorme para el tratamiento de otras enfermedades.

El equipo de expertos insiste en tomar las cosas con prudencia y cautela: "Cada paciente es un caso diferente, y puede que el páncreas genere distintos tipos de respuesta a este estímulo".

La investigación, financiada por una fundación científica privada a razón de 1.600 dólares por implante (unos 3 millones 800 mil pesos), proseguirá el primero de febrero con una segunda etapa en la que se seleccionarán 35 pacientes de entre 22 y 65 años, que hacen parte de un grupo de 500 voluntarios que ya se ofrecieron para ser implantados.

Con información de LA NACION (ARGENTINA) GDA

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE