Archivo

EMBELECO GLOBALIZADOR

La globalización inaugural y prototípica fue la de Alejandro. Es claro en la película épica de Stone comprensiblemente incomprensible como cine idiota de éxito. El mundo se entendió desde entonces y hasta hoy desde categorías griegas. Globalizaciones subsiguientes han sido adversarias o complementarias: la romana la más, cuando la falange de Filipo evolucionó en legión. La cristiana nada tenía que ver con globalidad y cosas de esas hasta cuando un emperador romano la confundió con el Estado como instrumento de control social. Tomás de Aquino se fusionó con Aristóteles, maestro de Alejandro. La mundialización de la supuesta tolerancia liberal de la modernidad prosigue hoy casi sin resistencia en su versión de american way.

22 de enero 2005 , 12:00 a.m.

La globalización inaugural y prototípica fue la de Alejandro. Es claro en la película épica de Stone comprensiblemente incomprensible como cine idiota de éxito. El mundo se entendió desde entonces y hasta hoy desde categorías griegas. Globalizaciones subsiguientes han sido adversarias o complementarias: la romana la más, cuando la falange de Filipo evolucionó en legión. La cristiana nada tenía que ver con globalidad y cosas de esas hasta cuando un emperador romano la confundió con el Estado como instrumento de control social. Tomás de Aquino se fusionó con Aristóteles, maestro de Alejandro. La mundialización de la supuesta tolerancia liberal de la modernidad prosigue hoy casi sin resistencia en su versión de american way.

Todas dentro del equívoco de por una parte el ideal humanista y por otra la imposición mercantil que desde Troya acudió a la guerra por la vía con oriente y hoy por petróleo. La civilización confía ingenuamente en el iluminismo, su cotidianidad en manos del oro cada vez más omnipotente. La democracia predicada por la modernidad ha convivido con el colonialismo esclavista, totalitarismo e injusticia social actual arruinando la poca credibilidad de la llamada civilización occidental y provocando la reacción del regreso al oscurantismo puritano incluso en E.U.

Todo eso se explica desde el lenguaje difundido desde el faro de Alejandría, donde florecieron todas las escuelas del helenismo y uno de sus generales hizo traducir al griego la biblia judía. Mientras no inventen otra cosa, la cultura es grecorromana judeocristiana. Repetirlo interesa para no dejarse embobar con la versión actual de globalización, la del gavirismo criollo, un operativo desembozadamente mercantil sin siquiera el disfraz ideológico del asalto que globalizó a punta de cepo y mastín a Asia, frica y América.

Fuera civilizadora la globalización debiera orientarla una legalidad cosmopolita por encima de tecnología militarista y especulación financiera. Hoy se democratiza a la fuerza y torturando, como lo hicieron Alejandro, Roma o imperios subsiguientes, masificando manu militari, multiplicando la violencia combatida con violencia. Alejandro urbanizó y uniformó pueblos a los que la plutocracia proyecta ahora hegemonizar al tiempo con el discurso del libertarismo mentiroso que va a gobernar cuatro años más la unilateralidad de la superpotencia, por eso cada vez menos atendido por muchedumbres que rebuscan orientación otra vez en el autoritarismo populista.

Cualquier pronóstico sobre "la vulnerabilidad hace rato consciente de nuestra compleja civilización" (Habermas), cualquier discurso político debe ser claro sobre la disyuntiva entre irracionalidad económica e ideal humanista. Civilizar comprende dispositivos y recursos pero también, y sobre todo, conciencia sobre para qué de todo lo que vendan e inventen. Pero eso globalizadores de ahora no lo saben, o no les importa o no !les conviene que se sepa.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE