Archivo

SEÑOR PRESIDENTE,O SEA...

Le juro, señor Presidente, que estas preguntas son sin ánimo de lucro y sin perversas segundas intenciones. Como lo elegimos a usted para que nos gobierne bien, por encima de los partidos y como soy un poco lerdo y torpe para entender (mis gratuitos enemigos me tachan de bruto, término que rechazo) quiero que me explique algunas cositas. La primera: Por qué hablan tanto de la reactivación de la construcción...? o sea (como dicen los niños gomelos de ciertas universidades) sí hay mucha construcción, pero, quiénes son los que construyen? De quién son esos dineros? La segunda: Oigo que los entes del gobierno dicen a menudo que se ha ampliado la telefonía rural en tantos y tantos aparatos y municipios. Por qué el gobierno reclama este hecho como logro suyo... o sea... si yo veo que los que tienen que llevar las líneas son los campesinos y dueños de fincas. ( Así qué gracia!) Tercera: La misma pregunta para la electrificación rural... o sea, por qué el gobierno se ufana de haber ampl

06 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Quinta pregunta: Señor Presidente, la Constitución del 91, en la cual usted innegablemente tiene muchas velas, para gloria suya, se enorgullece, o sea, de la legislación ecológica. Cómo es posible, entonces, que en su gobierno la destrucción de los Recursos Naturales haya sido tan monstruosa y superior a los destrozos logrados en gobiernos anteriores? Quinta pregunta: Usted asistió, como muchos otros jefes de Estado a la magna reunión del Brasil, del año pasado, en la que se firmaron tratados llamados vitales sobre el medio ambiente y los recursos naturales. En especial usted se ufanó, o sea, y con justa razón, del apoyo al tratado sobre la Biodiversidad. Por qué entonces, pregunto yo, su gobierno anima esperpentos como la carretera al Pacífico por Tribuga, carretera que acarreará, no le quepa la menor duda, la destrucción de la selva más importante del mundo y la que nos convierte, a los colombianos, en campeones de la Biodiversidad en el planeta? Sexta pregunta: El mismo Pacífico dizque está de moda. Yo odio las modas, por eso, porque son efímeras y porque el pendulazo normal que las sigue, las negará. Usted sabe, ni más faltaba, que los pueblos y la historia se mueven, y avanzan, o sea, a punta de pendulazos. La apertura de este gobierno al Pacífico conllevará la destrucción de los Recursos Naturales de la región, en aras de obras de gran estructura de ingeniería? Séptima pregunta: Que debió ser la primera. Cómo se compadece todo el discurso ecológico de su gobierno, discurso muy rico, variado y pregonado, con la construcción de la carretera por el cañón del río Duda, que mandó hacer su antecesor en el taburete de Bolívar y Manuelita? Usted no lo mandó a hacer, es cierto, o sea. Pero usted no ha mandato todavía detener el proyecto. Esta carretera, señor Presidente, asesinará la primera reserva de la humanidad, la de la Macarena. Qué me comenta al respecto? Octava preguntica: Urrá, sí señor, Urrá. Al apoyar este proyecto, usted lo hace por patriotismo o por no contrariarse con la clase política de la Costa? Usted sabe que el daño ambiental es superior al beneficio. Usted sabe que la gran ingeniería del mundo no volvió a hacer nunca más estos mega-embalses porque son inmanejables desde el punto de vista ambiental. Usted sabe que por todo lo visto, o sea, las urradas van a ser peor que las guavionadas.