Archivo

ALVARO LÓPEZ PARDO

En todo tiempo la profesión médica colombiana ha dado exponentes invaluables, no solo por el rigor de su aplicación científica sino por su inagotable voluntad de servicio a la comunidad. Uno de ellos fue, precisamente, el doctor Alvaro López Pardo, quien acaba de fallecer en Bogotá. En todos los campos del ejercicio médico la actividad del doctor López Pardo fue ciertamente inagotable. Pero fue en la especialidad de la pediatría, esa especie de vocación científica que a veces requiere iluminaciones mágicas, donde sobresalió con los más reconocidos perfiles. Esa circunstancia lo llevó a ser el primer director del Hospital Infantil Lorencita Villegas de Santos, posición desde la cual fue el iniciador fervoroso de la gran obra de asistencia que aquella institución ha prodigado a los niños colombianos.

06 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Pero además de su tesonera labor médica, el doctor López Pardo fue un cultivador insuperable de los estudios históricos. Precisamente a raíz de la conmemoración de los 450 años de la fundación de la capital colombiana, impulsó la creación de la Academia de Historia de Bogotá, que él presidía, y que es ya una entidad de consolidado prestigio por su tarea de investigación y divulgación.

La medicina y la sociedad colombiana pierden a uno de sus exponentes humanos más distinguidos.