Archivo

HANGARES ACUÁTICOS, LA NUEVA ESTRATEGIA DE GUERRA EN EL SUR

El control fluvial, para impedir la movilidad de la guerrilla, especialmente en el sur y el oriente, ha sido clave en el desarrollo del Plan Patriota, la operación militar más grande realizada hasta ahora en el país y cuyo objetivo es penetrar la retaguardia de las Farc.

22 de enero 2005 , 12:00 a.m.

El control fluvial, para impedir la movilidad de la guerrilla, especialmente en el sur y el oriente, ha sido clave en el desarrollo del Plan Patriota, la operación militar más grande realizada hasta ahora en el país y cuyo objetivo es penetrar la retaguardia de las Farc.

Gracias a ese control, la Armada Nacional logró durante el 2004 decomisar 75 toneladas de cocaína, capturar a 489 guerrilleros y 220 miembros de autodefensas, y confiscar 643 armas, según el balance entregado por el comandante de esa fuerza, almirante Mauricio Soto.

Según el oficial, se logró retomar el control de los ríos Magdalena, Cauca, Atrato, Caguán, Putumayo y Yarí, eran utilizados por las Farc para movilizar a sus hombres y sacar droga.

"Esto le ha permitido al Ejército avanzar más en la selva", indicó Soto.

En parte, según la Armada, el éxito se debe a una estrategia que busca sostener la presencia militar en los ríos: la construcción de hangares fluviales.

La idea fue propuesta por James Osorio, quien durante 22 años recorrió en lancha el Guainía y fue testigo del conflicto armado en esa región.

En 1996, Osorio le propuso a la Armada la construcción de bases flotantes para un mejor alojamiento de la tropa, que generalmente acampa a orillas de los ríos y en pobres condiciones sanitarias.

En Inírida se construyó la primera, la cual permitió dotar a las unidades militares de un lugar adecuado para guardar las lanchas y darles mantenimiento.

Una vez comenzaron las operaciones del Plan Patriota, en el que participan cerca de 2.000 hombres de la Armada, esa fuerza se vio en la necesidad de tener hangares en otros lugares y se construyó uno en Barrancominas (Guaviare). El diseño fue mejorado: se le acondicionó un segundo piso para alojamientos y se dotó de mejor blindaje y ametralladoras.

Los hangares tienen un área de 540 metros cuadrados y 120 toneladas de peso, cuentan con planta de tratamiento de agua, planta eléctrica, cocinas, comedores, zonas de lavandería y zona de recreación.

Actualmente, existen otras en Puerto López (Meta), Puerto Carreño (Vichada) y Barranquilla. Cada costó, en promedio, 1.200 millones de pesos y se suman al proyecto de construcción de patrulleras de apoyo fluvial.

En el momento hay en operación cuatro, diseñadas y construidas en el astillero de la Armada, en Cartagena, con tecnología nacional. En marzo entrará a operar otra y se espera tener 10 en el 2007. Las embarcaciones costarán 40 millones de dólares en total y tendrán la última tecnología en navegación.

FOTO:.

El diseño de los hangares flotantes surgió luego de observar como los indígenas de la Orinoquía fabricaban sus lanchas.

Armada Nacional

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE