Archivo

BONOS Y NO LIMOSNA

El programa de protección social para los niños de la calle, encabezado por doña Ana Milena Muñoz de Gaviria, en unión con la Alcaldía Mayor y el Instituto de Bienestar Familiar, indudablemente va por muy buen camino. Puesto en marcha en Barranquilla, ha dado resultados poco menos que halageños. Allí, de unos 200 pequeños hay 70 integrados a la llamada Corporación Acción y Futuro. Ahora arranca este martes en Bogotá, donde hay por lo menos dos mil niños que duermen a la intemperie o viven del denominado rebusque . Se trata de hallarle una solución a ese triste espectáculo de ver a los niños, frasco de boxer en mano, pidiendo una monedita , o con un sucio trapo limpiando las farolas y vidrios de los autos en busca de una pequeña recompensa, cuando no acuden al raponazo violento. Y desde luego, se buscará sacarlos del tenebroso mundo del vicio.

05 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Pero una tarea tan compleja y difícil no se puede realizar sin la cooperación ciudadana. Por ello han creado un bono de atención , con un costo de cien pesos, por medio del cual la ciudadanía puede colaborar con este loable empeño, en lugar de darles directamente a los pequeños, puesto que en la mayoría de los casos estas limosnas son para vicio o van a parar a manos de quienes los explotan.

No cabe duda de que es un programa interesante, que seguramente tendrá el merecido respaldo ciudadano, por cuanto se trata no sólo del rescate de un numeroso grupo de niños, lo que le evitará a la sociedad muchos dolores de cabeza, y también disminuirá esa triste imagen de miseria y abandono, porque en el fondo es también un rescate de quienes podrían ser futuros delincuentes. De manera que bonos y no lismosna , debe ser la consigna.