Archivo

INFLACIÓN DEL SEMESTRE FUE DE 14,23 POR CIENTO

El crecimiento del costo de vida continuó en proceso de desaceleración. Los artículos de la canasta familiar tuvieron un reajuste de 1,54 por ciento en junio, tasa con la cual el acumulado del primer semestre cerró en 14,23 por ciento. Aunque el Gobierno logró anticipadamente la meta de colocar el acumulado anual por debajo de 22 por ciento, el ministro de Hacienda, Rudolf Hommes, se mostró moderadamente optimista frente a la posibilidad de mantener ese índice, porque algunos alcaldes se preparan para reajustar tarifas de servicios públicos y transporte.

03 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Costo de vida subió 14,23% en seis meses El costo de vida se incrementó en 1,54 por ciento durante junio pasado. Esta cifra es inferior en 0,70 a la del mismo mes de 1992.

Con ese resultado, el acumulado del primer semestre del 93 asciende a 14,23 por ciento; es decir, 3,53 puntos por debajo de igual período del año pasado, cuando se ubicó en 17,76 por ciento.

La inflación de los primeros seis meses del 93 es la más baja desde 1987 y deja claro que las medidas adoptadas por el Gobierno y la Junta Directiva del Banco de la República están dando los resultados que se esperaban.

En cifras absolutas, este resultado implica que lo que una familia compraba con 100.000 pesos el primero de enero, al concluir junio le costaba 14.230 pesos más.

El año pasado, en la misma época, lo que se adquiría en la canasta familiar en enero con 100.000 pesos, para junio ya costaba 17.760 pesos más.

Aunque la diferencia no es muy significativa y quizá no se sienta mucho a la hora de mercar, demuestra que se ha desacelerado el crecimiento de los precios.

Además, el resultado confirma los cálculos que ha venido realizando EL TIEMPO, con base en la canasta mensual que incluye los principales alimentos y productos manufacturados.

El acumulado de los últimos doce meses, que es el que muestra la tendencia de este indicador, no deja dudas. Entre junio del 92 y el mismo mes del 93, los precios para los colombianos han aumentado en 21,38 por ciento, tasa inferior en 6,75 comparada con la del período 91-92.

Pesó la vivienda La mayor incidencia en la inflación de junio se presentó en el rubro de vivienda, con un reajuste promedio del 2,30 por ciento. Este grupo incluye arrendamiento, servicio doméstico, combustibles caseros, aparatos eléctricos, ropa y artículos de limpieza, entre otros.

Esta es la segunda vez consecutiva que la vivienda aparece como el sector de mayor incidencia en la canasta familiar. En mayo pasado, los gastos del hogar sufrieron alzas de 2,75 por ciento.

Según las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), los grupos distintos a la vivienda con alzas superiores al promedio del mes fueron: otros gastos, 1,86 por ciento; salud, 1,80; transporte, 1,62 y vestuario, 1,65 por ciento.

Estuvieron por debajo de la inflación del mes, únicamente los grupos de alimentos y educación, con alzas del 0,98 y 0,34 por ciento, respectivamente.

La vivienda contribuyó con casi la mitad de la inflación de junio, al aportar el 0,74 por ciento, frente al indice total de 1,54. Le siguieron, alimentos con 0,32, otros gastos 0,13, vestuario y transporte 0,12, salud 0,9 y educación 0,2 por ciento.

Alza en servicios El análisis individual señala que en el grupo de vivienda se presentaron reajustes considerables en los costos de los combustibles caseros y los servicios públicos domicialiarios (2,55 por ciento), arrendamientos (2,47) y artículos de limpieza (2,26 por ciento).

Las tarifas de acueducto y alcantarillado se incrementaron en 5,7 por ciento; es decir, más de tres veces la inflación del mes. La energía eléctrica subió 2,40 por ciento; el papel higiénico, 5,64 y los detergentes, 2,60 por ciento.

En el grupo de otros gastos hubo alzas considerables en las joyas, los artículos de aseo personal y las bebidas. Los productos que más subieron fueron los vinos, el aguardiente, el champú, el desodorante y las máquinas de afeitar.

En el rubro de salud, los mayores incrementos se presentaron en drogas (2,77 poor ciento), principalmente antiácidos, analgésicos, antigripales, antibióticos y vitaminas.

Estos productos han tenido alzas tan altas en los últimos meses, que el Ministerio de Desarrollo estableció control de precios a los laboratorios que abusaron con los precios de las drogas y se firmó un acuerdo para no subir, en total, más de 22 por ciento en todo el año.

El sector de los alimentos, aunque fue el segundo grupo de mayor incidencia en la inflación acumulada, registró alzas por debajo del promedio calculado por el DANE en junio. Hubo incrementos en hortalizas, legumbres y tubérculos. Los productos que más subieron fueron la cebolla, la arveja verde en vaina, el azúcar y el café molido.

En los primeros seis meses del presente año, los arrendamientos son los que más han incidido en la inflación acumulada, con una contribución del 2,91 por ciento.

La energía eléctrica ha participado con el 0,52 del costo de vida semestral, en tanto que las pensiones y el pasaje en bus contribuyeron con el 0,48 y 0,44 respectivamente.

Le sigue, en su orden: papa, gas, carne de res sin hueso, matrículas, bebidas y gaseosas, leche pasteurizada, cerveza, acueducto y alcantarillado, gasolina para carro, almuerzo, consulta médica, detergentes, pescado y vehículos.

Alzas en Cali Por ciudades, los mayores reajustes de precios se presentaron en Cali, donde el promedio del mes ascendió a 2,45 por ciento. Este comportamiento obedeció principalmente a las alzas en el rubro de vivienda, ya que en esa ciudad fueron del 5,90 por ciento.

Manizales fue la segunda capital, con incrementos de precios que llegaron a una cifra del 2,10 por ciento. Le siguieron, Cartagena (1,94), Pereira (1,82), Barranquilla (1,70) y Montería (1,69).

Por debajo del promedio mensual se ubicaron, en su orden, Bucaramanga, Bogotá, Neiva, Cúcuta, Villavicencio y Pasto. La capital nariñense fue la de menores alzas, pues éstas fueron del uno por ciento.

(RECUADROS MAC)