Archivo

TEXTILEROS ANDINOS LANZAN UN SOS

Los presidentes de las principales empresas y asociaciones de textiles y confecciones del Grupo Andino pidieron a sus gobiernos tomar medidas urgentes para combatir la crisis del sector, que puede llevarlo a desaparecer en el corto plazo. Los empresarios solicitaron que se establezcan precios mínimos y cuotas de importación, derechos compensatorios para los productos originarios del sureste asiático y que se aumente a 30 por ciento el arancel para las confecciones.

03 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Señalan que de esta manera se controlarán prácticas como el contrabando, la subfacturación y el dumping, que están causando serios perjuicios a la industria nacional.

Cuestionaron la apertura indiscriminada del mercado andino, y la laxitud en los controles aduaneros.

Si los gobiernos andinos no toman medidas de urgencia para corregir la crisis del sector textil y de la confección, estos sectores estarán en riesgo de desaparecer en el corto plazo.

Esa fue la conclusión a que llegaron los presidentes de las principales industrias del sector y de las asociaciones que los agrupan, al término de una reunión que se realizó ayer en Bogotá.

Para los textileros, la apertura indiscriminada del mercado andino y las deficiencias en los controles aduaneros a las mercancías importadas, son la causa del incremento de las prácticas desleales que han puesto en peligro la industria local.

El contrabando, la subfacturación, el dumping (venta por debajo de costos) y el ingreso masivo de saldos, pusieron en alerta roja a los empresarios.

En un comunicado conjunto, los industriales andinos expresan su preocupación por el ingreso de mercancías originarias del Sureste Asiático, en forma directa o a través de Panamá y Estados Unidos.

La razón de la alarma es que estos países, en especial China, Paquistán e Indonesia, otorgan subsidios a las exportaciones, que unido a los bajos salarios, le da a sus productos una ventaja desleal frente a los andinos.

Los empresarios atribuyen a las importaciones procedentes de estos países la reducción de 40 por ciento en la actividad industrial de los sectores textil y de la confección.

También consideran que los gobiernos de Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia no han desarrollado una política industrial sectorial que integre todas las cadenas productivas (desde las materias primas hasta el producto final), lo cual agrava la situación.

Más protección Ante el difícil panorama que les espera, si no se actúa para contrarrestar la competencia desleal, los industriales andinos pidieron a sus gobiernos que adopten mecanismos de protección contra las importaciones.

En primer término, piden que se establezcan precios mínimos de importación para todas las partidas arancelarias de la cadena textil-confección, con el fin de evitar la subfacturación.

Las autoridades colombianas ya dieron un primer paso en este sentido, al adoptar precios mínimos para 30 tipos de textiles. Sin embargo, en la lista quedan faltando unos 60 items que tienen producción nacional, y todos los de confecciones.

Consideran urgente que se establezca un sistema transitorio de cuotas a las importaciones de terceros países, lo que permitiría restringir el comercio cuando se presenten perturbaciones en la industria local.

Para controlar el dumping en algunas mercancías procedentes de China, Pakistán, India, Indonesia, Tailandia, Vietnam y Panamá, piden establecer derechos compensatorios provisionales a las importaciones originarias de estos países.

En el caso de las confecciones, piden incrementar el arancel a 30 por ciento, y utilizar el diferencial de 10 puntos para constituir un Fondo de Estabilización de Precios del Algodón, que se guiaría por las cotizaciones de la Bolsa de Nueva York.

Insisten en que las aduanas deben realizar un aforo físico obligatorio a los textiles y confecciones, y restringir a las aduanas principales los puntos de ingreso de estas mercancías.

En Colombia se adoptó un sistema de aforo aleatorio para todas las mercancías, a raíz de los cambios que se introdujeron a la Dirección de Aduanas Nacionales.

Las peticiones de los industriales también apuntan a que se apliquen a los productos importados las normas técnicas de obligatorio cumplimiento, vigentes en cada país para los productos nacionales, en especial en lo que se relaciona con etiquetado y normas para el cuidado de las prendas.

Además, piden cambios estructurales en las aduanas nacionales y en la política sectorial de largo y mediano plazo.

En el primer caso, reiteran que es indispensable la modernización de estas entidades con el fin de aumentar su efectividad, y en el segundo opinan que las políticas industriales se deben desarrollar a mediano y largo plazo, si se quiere lograr la competitividad del sector en medio de la apertura económica.

El comunicado lo firman los presidentes y/o representantes de Coltejer, Carlos Ardila Lulle; Fabricato, Jorge Restrepo; Grupo Telares de Maracay, Marcos Zarikian; Tejicóndor, Abel Pérez; Hilacol, Rodrigo Mora; Vanylón, Manuel Montenegro; Quintex, Alfonso Castillo; Textilia, Mauricio Restrepo; Hilanal, Alberto Himmelstern; Texpinal, Fernando Morales; Telares de Palo Grande, Alfredo Blohm; Textiles Nacionales, Humberto Rosero; Tejidos Unica, Hernán Sierra; Textilana, Milos Sykora; Grupo Dassum, Alberto Dassum; Enka, Jorge Mesa; Lanex, Manuel Cifre y Sudamtex, Alexander Furth, entre otros.