Archivo

LOS PORROS SE BAILAN EN SAN PELAYO

En todos los rincones pelayeros hay olor a esperma y sabor a ron. En agradable algarabía de fiesta, gentes de todas partes se confunden, desde ayer, en el complejo cultural Fundadores del Departamento, con músicos de bandas y bailadores de temas folclóricos. El folclor de la Costa, con su ambiente de rumba y alegría que contagia a todos los visitantes, está de fiesta en San Pelayo.

03 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Las calles de esta población se llenaron de notas musicales y de polleras al aire, pues desde ayer arrancaron los tres días más fandangueros del año. Es una fiesta a la que San Pelayo se ha sumado para disfrutar uno de los ritmos más tradicionales del Caribe.

El festival del porro no es para hablar; las bandas musicales sólo dejan bailar y a eso se apuntaron los visitantes y anfitriones.

Por donde usted vaya en San Pelayo, desde el parque del porro hasta la tarima María Varilla, sólo encontrará música.

La cultura tradicional popular de la Costa encuentra su más auténtica expresión folclórica en estos tres días de porros palitiaos y tapaos y fandangos, matizados con guapirreos afinados, danzas y gaitas.

La mañana pelayera se llenó de melodías con auténtico sabor a fandango. Pero desde la madrugada se oyeron los ritmos musicales y su sonido atravesó el espacio. Eran los acordes de María Varilla, himno fandanguero de los sinuanos y sabaneros.

A las 4 de la mañana se prendió el gran baile. El tradicional fandango paseao reunió a unas 10.000 personas que danzaron frenéticamente por todas las calles hasta llegar a la tarima oficial, donde todas las bandas participantes en el concurso, conformando una sola, interpretaron las tradicionales melodías: Soy Pelayero, El barrilete, La Mona Carolina, Sábado de Gloria, El Pájaro, El Binde, El Tortugo, El Ratón y, para cerrar, María Varilla, algo así como para morir de felicidad.

Por primera vez, las bandas concursantes e invitadas especiales ofrecieron un estupendo concierto en honor de la cultura andina.

La primera eliminatoria de bandas profesionales ante el jurado se cumplirá desde las 9 de la mañana en la discoteca Las Mil y Una Noches .

La exposición de platos típicos es una de las novedades de este XVII Festival Nacional del Porro.

En la tarima, el público aplaude con delirio las primeras presentaciones de los conjuntos de pitos y tambores, bandas de hojitas, decimeros, gritos de monte, vaquería, zafra mortuoria y trovadores invitados.

Las polleras están listas y las abarcas de tres puntá también. Cada oveja ya tiene su pareja, pues a las 10 de la noche las trompetas sonarán en la primera noche de fandango.