Archivo

RAMBO ALPINISTA

Para exteriorizar aquella pena ocasionada por la muerte accidental de una compañera alpinista, con evidente complejo de culpa al no haber podido evitar tal tragedia, Stallone cierra los ojos y pone cara de niño regañado para terminar agachando la cabeza puesto que parece desconocer otros recursos más convincentes de interpretación. Después de conquistar a su millonario auditorio en los papeles del primero de los superhéroes (Rambo, Cobra, Rocky), Sylvester quiere quitarse de encima la fama de rudo e inexpresivo con valores humanos asequibles al del resto de los mortales. Una brigada especializada de rescate, para excursionistas en peligro, debe súbitamente cambiar de misión y enfrentarse a la más peligrosa e inimaginable banda de piratas aéreos. Si los abnegados escaladores y valientes pilotos de helicópteros asumen sus funciones con sobrada naturalidad, los villanos que efectúan el robo de un avión a otro en pleno vuelo poseen las características abominables del género de acción; e

04 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Las Dolomitas cadena montañosa de los Alpes italianos, entre pinos recubiertos de nieve y farallones rocosos con grutas de estalactitas, sirven como escenario maravilloso de una superproducción avaluada en 70 millones de dólares. Para ascender a semejantes alturas, o paredes resbaladizas de piedra que sobrepasan cualquier resistencia a la acrofobia, nuestros héroes apenas simularon el ascenso desde los Studios Cinecittá de Roma para abrirle paso a los stunts o dobles más calificados del panorama europeo con evidente coordinación de Hollywood.

Mientras que Una propuesta indecente maneja la carnada extramarital del millón de dólares, aquí nos tropezamos con una extravagante fogata hecha de billetes de mil y con un botín lanzado desde el aire que supera el presupuesto de muchas entidades oficiales. No obstante la prodigiosa utilización de cámaras volátiles y grúas recostadas sobre la sensacional Cortina D Ampezzo, Territorios limitados un subtítulo sacrifica otra vez el contenido para sorprender al público menos exigente con su espectacular formato.