Archivo

AHORA A PENSAR EN LAS ELIMINATORIAS

Si hubo un equipo del cual se habló maravillas en esta Copa América, fue Colombia y, como siempre, el elenco nacional era uno de los claros favoritos para imponerse en este torneo continental. Pero anoche volvió a quedar afuera de las finales, instancia que continuó siendo imposible de alcanzar por un equipo colombiano. Como otras veces, nos faltaron cinco centavos para el peso ...

02 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Al igual que le ha sucedido al América de Cali en la Copa Libertadores, sobre el final no se pudo ganar. Sólo faltó un pelito , dicen algunos hinchas, mientras que otros expresan, la próxima vez será .

El técnico Francisco Maturana, respetado hombre del fútbol a nivel mundial, es de ambas escuelas. Piensa que Colombia ya está en el sitial que le corresponde en el balompié suramericano y que solo falta que llegue el momento oportuno.

Por eso, anoche, un tanto afectado por la derrota desde el punto penal frente a Argentina, Maturana fue de la opinión que el momento de ganar llega solo. Sigo pensando que es momento de que ganemos .

Y es que no tuvo nada más que decir el estratega chocoano, que no le echó la culpa ni al sistema, ni a sus atacantes, ni a su medio campo, sino que dijo en forma muy clara que a Colombia no le había alcanzado la suerte...

En el fondo, Maturana y Hernán Darío Gómez saben que Colombia fue algo superior a los argentinos durante los noventa minutos --especialmente la segunda parte, tras la expulsión de Luis Carlos Perea--, pero probablemente están que se coman las uñas por ese triunfo que sigue esquivo, que aún no llega.

Eso de los penales es una lotería , subrayó Maturana en una rueda de prensa realizada en el estadio Monumental de Guayaquil, en la que dejó claro que Colombia seguirá trabajando fuertemente para las eliminatorias de la Copa Mundo, que se inician el 1 de agosto en Barranquilla, en las que nuevamente se verá la cara con la selección argentina.

El objetivo era preparar el equipo para estar justo ese día , dijo el técnico colombiano. Si el título nos llegaba, pues bienvenido... .

Durante la rueda de prensa, en la que también se hizo presente el delantero Faustino Asprilla, Maturana expresó que no sintió la necesidad de hacer ningún cambio sobre el final, porque las variantes se hacen para mejorar, pero no pensé que necesitáramos modificar porque el equipo estaba bien tácticamente. Sobre la posible incursión del arquero Farid Mondragón en lugar de Oscar Córdoba, para que tapara las penas máximas, Maturana opinó que ni siquiera se le pasó por la cabeza esa opción, pues sicológicamente no quería acabar con el arquero titular.

Y como siempre, el estratega colombiano defendió su sistema al decir que yo creo que Colombia se paró bien en el terreno de juego. Colombia tiene un nombre y un reconocimiento por su estilo, el cual no podemos abandonar nunca .

Por su parte, Asprilla dijo que en el primer tiempo la defensa argentina le cerró todos los espacios posibles y que solo hasta la segunda fase, tras la expulsión de Perea, lograron, junto con Víctor Hugo Aristizábal, abrir la línea trasera albiceleste.

Como hecho inusual, fue imposible hablar con los jugadores colombianos una vez terminado el partido, porque a ninguno le salían las palabras. Todos estaban cabizbajos y se fueron guardando en el camerino sur del estadio.

Con ellos se escondieron Maturana y el resto del cuerpo técnico, que anoche vivieron una de las etapas más difíciles para el fútbol colombiano en 1993...

Despúes de la derrota ya no había de qué hablar y, mucho menos, las ganas de hacerlo...

Para la mayoría, la popular frase de ya no hay tiempo de llorar cruzó por sus mentes y con eso todo quedó dicho.

Quizás esta era la mejor oportunidad de ganar el tan anhelado título, hasta ahora esquivo para nuestro país. Pero la verdad ya no había nada qué decir... Todo quedó dicho en la cancha: Argentina ganó... el que gana es el que goza...