Archivo

DÓNDE HA DE SER

Si bien es cierto que el Gobierno ha querido ser muy cuidadoso en la selección del lugar donde deban realizarse las negociaciones de paz con una de las disidencias del ELN, la Corriente de Renovación Socialista (CRS), y que en el proceso de hacerlo ha querido consultar los intereses locales de las poblaciones que se están considerando para adelantarlas, la renuencia de los habitantes de algunas de ellas empieza a volverse un problema. Es el caso de Corozal, Sucre, donde concejales, dirigentes gremiales y miembros de esa jurisdicción se oponen a que allí se lleven a cabo los diálogos de paz con la CRS. En comunicación al presidente Gaviria, ocho concejales y cerca de cuatro mil corozaleños le dicen que esas conversaciones en nada los beneficiarían social o económicamente, y que Corozal es un pueblo tranquilo. Sin embargo, a renglón seguido, se contraciden: ...no somos indiferentes al proceso de buscar la paz; la deseamos ansiosamente... . Al fin qué?

01 de julio 1993 , 12:00 a.m.

No debe haber en el país rincón alguno donde esté prohibido que se adelanten conversaciones de paz con grupos que han tomado la decisión de deponer las armas y que sobre ese particular han dado muestras de buena voluntad. Debe el Gobierno nacional, al que le corresponde el manejo del orden público y del proceso de paz, imponer su voluntad. Si ha de ser Corozal, pues que sea Corozal. Lo que está en juego es muy importante: conseguir que se desmovilice una disidencia de una de las más violentas y radicales guerrillas colombianas. Enredarse en el lugar no pasa de ser una nimiedad.