Archivo

OMC CON DIRECTOR DEL TERCER MUNDO

Ginebra El nuevo director de la Organización Mundial de Comercio, el tailandés Supachai Panitchpakdi, se enfrenta a partir del próximo domingo a desafíos como los generosos subsidios agrícolas y el trato especial y diferenciado que reclaman los pequeños países.

30 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Ginebra El nuevo director de la Organización Mundial de Comercio, el tailandés Supachai Panitchpakdi, se enfrenta a partir del próximo domingo a desafíos como los generosos subsidios agrícolas y el trato especial y diferenciado que reclaman los pequeños países.

Supachai sucede en ese puesto al neozelandés Mike Moore, para un período de tres años, y encabezará también de oficio, como hizo este último, el importante comité de negociaciones comerciales.

Los países en desarrollo reconocen que la liberalización del comercio ha traído indudables beneficios, pero agregan que no se han repartido de modo equitativo sino que han sido los países industrializados los principales beneficiarios de la apertura.

Según las estadísticas que manejan, un grupo de países que suma un 14 por ciento de la población total del planeta contribuye a más del 75 por ciento de las exportaciones mientras que los países de menor renta, con un 40 por ciento de la población mundial, sólo representan un 3 por ciento de la actividad exportadora.

Pese a que en América Latina países como Chile, Brasil, Uruguay y otros han llevado a cabo importantes reducciones arancelarias tanto en mercancías como en servicios, bien por iniciativa propia, bien por imposición del Fondo Monetario Internacional, siguen esperando a que los países ricos les den crédito por ello.

Si bien esos países han abierto en algunos casos casi de par en par sus mercados a mercancías y servicios, siguen a su vez sin poder exportar productos fundamentales para ellos porque las generosas subvenciones que otorgan los países ricos limitan la competitividad de sus exportaciones, en especial las agrícolas.

Otro sector sensible para muchos países en desarrollo, sobre todo asiáticos como la India o Pakistán, son los textiles, donde también persisten importantes restricciones, que no se acabarán de eliminar hasta el año 2005, pero que mientras tanto los perjudican gravemente.

Un importante grupo de países en desarrollo reclama que se cumplan las recomendaciones sobre trato especial y diferenciado que hicieron los ministros de la OMC en la reunión de Doha del pasado noviembre, en la que se lanzó el actual ciclo de negociaciones, y que aquellos consideran esenciales para un comercio internacional de más equitativo.

También deben resolverse los temas pendientes del acuerdo sobre la propiedad intelectual y salud, que forma parte del mandato de Doha: los países en desarrollo quieren que nada les impida fabricar genéricos o importar fármacos más baratos con o sin patente en casos de grave amenaza sanitaria para sus poblaciones.

Lograr un trato diferenciado es de especial importancia para las pequeñas economías, sobre todo las más vulnerables a eventuales catástrofes naturales huracanes, terremotos que pueden acabar con sus industrias como el azúcar o el turismo, o para los países sin salida al mar como Bolivia.

El problema, sin embargo, es que otros países en desarrollo exportadores del mismo tipo de productos, pero que no se beneficiarían del mismo trato de favor, por no reunir las condiciones requeridas, podrían quejarse a su vez de discriminación.

Negociador experimentado.

Bangkok.

El tailandés Supachai Panitchpakdi deberá recurrir a todo el talento de negociador que le atribuyen sus antiguos colaboradores para hacer frente a los retos que le esperan como director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC) a partir del primero de septiembre.

Sin embargo, jamás el director general de la OMC estuvo tan bien preparado para la tarea. Supachai sustituye al neozelandés Mike Moore después de una de las más férreas batallas por la dirección de un gran organismo internacional, que se saldó por una solución inédita: la concesión a cada uno de los candidatos uno del norte, otro del sur de un mandato de tres años.

Supachai, ex banquero, ex ministro de Comercio y ex viceprimer ministro de 55 años, es un economista reputado y un ardiente defensor del libre comercio.

Ex presidente del Thai Military Bank, el quinto banco del país, entró por primera vez en el gobierno en 1986 como viceministro de Finanzas.

De 1992 a 1995, fue viceprimer ministro encargado de asuntos económicos en los años de expansión, y volvió al gobierno como ministro de Comercio en 1997, cuando la economía de su país se hundía brutalmente.

Este especialista en cuestiones internacionales se encargó principalmente del seguimiento del plan de recuperación de 17,2 millardos de dólares para su país pilotado por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, en un contexto de depresión económica y social sin precedentes.