Archivo

Banda ancha es necesaria para progresar, pero no suficiente

El presidente de Alcatel-Lucent para Latinoamérica habló de cómo está preparada la región para los cambios tecnológicos que se vienen.

26 de febrero 2014 , 06:59 a.m.

En el Mobile World Congress conversamos con Osvaldo Di Campli, presidente de Alcatel-Lucent para Latinoamérica. Él nos entregó una radiografía de cómo está la situación en Colombia y Latinoamérica para enfrentar la llegada de las nuevas tecnologías que ofrece el mercado de las telecomunicaciones. Sector en el que, según Di Campli, se debe invertir constantemente para poder garantizarle al usuario final un servicio de calidad. También recalcó que la llegada de la banda ancha a todo el territorio es necesaria, pero no suficiente. "El acceso a la banda ancha es un primer paso, pero no es suficiente", aseguró.

¿Está preparada Latinoamérica para la llegada de las innovaciones que ofrece Alcatel-Lucent?

Empecemos con cuál es la agenda de los gobiernos. Yo creo que todos los gobiernos en Latinoamérica han entendido que existe una relación directa entre el desarrollo de la banda ancha y el crecimiento del PIB. Luego cada gobierno tiene sus propias iniciativas, pero yo te diría que el 99 por ciento de los países de Latinoamérica tiene un plan de banda ancha, ejecutado y administrado de diferente forma, pero existe ese plan. Además, ya se están empezando a ver los resultados.

Lo primero es una concientizacion de que la banda ancha es necesaria, pero no es suficiente, así que hay que continuar trabajando en nuestra región para aumentarla, pero en paralelo hay que construir más servicios que puedan sacarle ventaja a esa banda ancha.

En Latinoamérica existe una oportunidad muy bonita porque el usuario de la región es un usuario mundial porque no es el extremo en su consumo como puede ser Estados Unidos, pero en la media sale bien ubicado, es un 'World wide citizen'. Por esto se debe seguir incrementando la banda ancha, pero trabajar sobre la introducción de servicios de valor agregado sobre esta capa.

El conectarse antes era una necesidad, ahora no es suficiente con estar conectado.

Hablando específicamente de Colombia, ¿la topografía del país es un obstáculo para implementar las redes que permitan desplegar estas innovaciones?

Yo no lo creo. Trabajamos en el mercado de Manhattan, no tiene montañas, pero es Manhattan. Más allá del transporte, de la logística, de la distribución que tiene sus desafíos tanto en Colombia como en otros países, tenemos la experiencia de haber trabajado en zonas complejas y hemos demostrado que nuestros procesos y metodologías nos han permitido abarcar y cumplir pese a las dificultades de acceso o de seguridad.

Tenemos experiencia en proyectos de gran envergadura que hemos hecho en toda la región. Por ejemplo, la red más grande de banda ancha en la región es la de México y la hemos implementado nosotros, y la red submarina que conecta desde Estados Unidos hasta la parte sur del continente es una red que estamos desplegando. Tenemos la experiencia y el conocimiento.

¿Cómo está la legislación de los países de Latinoamérica en comparación con la de Europa para permitir el desarrollo rápido de estas tecnologías?

El problema que existe en Europa es que en la misma geografía hay más de 60 operadores, mientras en los países de Latinoamérica hay tres o cuatro. los gobiernos en general están aprendiendo cómo regular fomentando la competencia y la inversión. Y esas dos cosas tienen que ir de la mano. A veces con el afán de fomentar competencia no se fomenta inversión. Por ejemplo, si mañana se hace una campaña en la que destruyo el valor del mercado porque bajo los precios a la mitad estoy generando competencia, pero no inversión.

Los gobernantes están avanzando, unos más otros menos, y experimentando lo que esto significa. Yo creo que en general no existen grandes obstáculos, las mismas autoridades se están educando en todo esto. De hecho muchos oficiales de gobierno se acercan a nosotros con ganas de aprender, de saber hacia dónde va la tecnología, de saber cómo se administra una red hoy en comparación de cómo se hacía 30 años atrás.

En Colombia acaba de lanzarse el 4G y en el mercado ya se habla de 5G, ¿estamos muy atrasados?

El 5G no es una nueva interfaz de aire, es la culminación de un ecosistema que permite tener sesiones de IP de punta a punta. Creo que cuando llegue el 5G no nos vamos a dar cuenta, va a estar inmerso en nuestro día a día. Colombia, como la mayoría de países de la región, está bien en desarrollo y listo para recibir los nuevos servicios de valor agregado.

El usuario normal no sabe todo lo que hay detrás de un operador, ¿cómo comunicarle todo lo que se hace para que pueda reclamar un buen servicio?

Nosotros utilizamos el tema de las telecomunicaciones como un derecho. El día que no podemos lanzar un mensaje es paro de Estado. Cuando tenemos problemas con nuestro plan de datos nos desesperamos. Para poder solucionar estos inconvenientes debemos segmentar y conocer aún más a los usuarios. Saber quiénes están dispuestos a pagar un extra por asegurar que la funcionalidad de datos sin importar las circunstancias, que siempre esté disponible. No es lo mismo una persona mayor que no tiene necesidad de estar conectado todo el tiempo que alguien que vive conectado. Hay que plantear que la masificación es buena, pero también debe existir una diferenciación.

Yo creo que los medios, nosotros, los operadores, es decir un todo, podemos lograr concientizar a la gente que cuando fallé la señal no es porque la red no funcione sino por diferentes circunstancias. Llamar en horas pico en un evento como este, donde hay 40 o 50 mil personas es complicado, por ejemplo. Por esto los operadores deben ofrecerle al usuario calidad de servicio y para poder hacerlo no se pueden ofrecer solo planes que sean medianamente parecidos, deben existir algunos que ofrezcan valores extras y que, claro, generan pagos extras.

En este punto es importante que los medios se encarguen de difundir la realidad de los operadores y del mercado para que el usuario tenga elementos de juicio reales para tomar decisiones.

En ferias como esta vemos grandes avances en los terminales móviles, ¿cómo van ustedes en tecnología en comparación con estos?

Nosotros hicimos una alianza con Qualcomm para utiliza un 'chipcell' que creemos nosotros que está en la delantera del mercado. Pero aparte hicimos esa alianza para tratar de entender el área de los terminales, que es un área en la que en principio nosotros no participamos. De esta forma podemos anticiparnos a lo que viene.

De todas maneras yo creo que los avances en nuestro campo y en los terminales van en paralelo. Debemos tener en cuenta que una fábrica de terminales no fábrica grandes cantidades sino tiene la certeza que va tener una buena acogida. Con todos estos cambios y desarrollos existe una gran oportunidad para que los terminales avancen con apoyo de una red que tenga en cuenta todos estos desarrollos e innovaciones.

Esta es una feria móvil, pero vale la pena preguntar ¿qué novedades vienen para la telefonía fija?

Sí, este es un congreso móvil, pero las redes móviles son las más fibradas o las más alambradas del mundo. La gente siempre ve una torre o una pequeña celda, pero detrás de estas siempre hay un cable o un manojo de cables.

Por esto los operadores vienen a hablar con nosotros y entienden que tienen que poner torres y celdas, pero les preocupa la calidad de esa autopista de cables que hay detrás. Deben asegurarse de la calidad de esa autopista, que les garanticé que lleven información del punto A al punto B de la forma más eficiente, entonces estamos hablando de la parte fija o del tema de transporte o de enrutamiento más que antes.

REDACCIÓN ELTIEMPO.COM