Archivo

Posgrados: un activo necesario en las empresas

La profundización del conocimiento, elemento clave para mejorar la producción en todos los niveles.

24 de febrero 2014 , 11:45 a.m.

Cada día es más importante y necesario hacer un posgrado que le de peso al currículum profesional. Sin lugar a dudas, pensar hoy en su realización, es una inversión a futuro que se verá en una mejor retribución salarial. Sin embargo, falta más decisión de las empresas para apoyar el crecimiento profesional de su principal activo: el empleado.

Formar empresarios para mejorar las habilidades en dirección, es quizá uno de los objetivos que más buscan los profesionales cuando quieren especializarse. Hacerlo, según los expertos y el mismo mercado, supone dos cosas: una ventaja competitiva en el perfil académico y el interés que se tiene para actualizarse en conocimientos propios del sector en el que se labora, el mismo que exige profesionales polivalentes y a la vez con un grado de especialidad.

Por esta razón, surge la necesidad de crear alianzas estratégicas entre la academia y el sector productivo con el fin de fortalecer la fuerza laboral en las empresas. De un lado, las empresas ganan en conocimientos al ampliar el nivel cognitivo de sus profesionales y, de otro, la academia gana docentes preparados en la vivencia experiencial de la investigación.

Sin embargo, no todo es estudio, la experiencia también cuenta. “Tal vez una persona mejor preparada tiene mayor posibilidad, pero a medida que van cumpliendo años y adquieren experiencia, esta tiene más importancia. Un MBA (Master in Business Administration, por sus siglas en inglés) jamás remplaza la experiencia”, afirma Beltrán Benjumea, director ejecutivo en Colombia de Michael Page, líder mundial en la selección de mandos intermedios y altos cargos.

EL APOYO DE LA EMPRESA A SUS FUNCIONARIOS

En Colombia, el INALDE Business School de la Universidad de la Sabana, uno de los institutos con mejor reputación, tiene proyectos patrocinados como el Programa de Alta Dirección Empresarial -PADE, para presidentes de compañías; Programa de Desarrollo Directivo-PDD, para vicepresidentes de compañías; el Executive MBA, para ejecutivos con cinco años en experiencia directiva; y el PID, para profesionales más jóvenes, dedicados a la gerencia media.

En estos programas, los participantes ven casos empresariales reales en los que se requiere hacer análisis, realizar diagnósticos, identificar problemas y tomar decisiones que luego tendrán que defender en sesiones plenarias que simulan juntas directivas.

ÁREAS QUE RECIBEN MÁS APOYO DE LAS EMPRESAS

Las áreas de especialización en las que se facilita más el apoyo por parte de las empresas al capital humano son finanzas, fuerza de ventas, indicadores de gestión, entre otros.

Usualmente, el 30% del programa lo paga el directivo y la compañía paga el 70%. Este porcentaje es realmente bajo si se compara con otros países con un número de habitantes similar. En España, por ejemplo, hay tres veces más cursos de perfeccionamiento directivo que en Colombia, en los que, por lo general, el directivo solo asume un 10% de su costo y la empresa el 90%.

Lo anterior demuestra que las empresas aún no entran de lleno a apoyar a sus empleados y que, en ocasiones, prefieren contratar personal con estudios básicos. Así lo reveló un estudio realizado por Trabajando.com Colombia, el cual arrojó que tan solo el 12% de las empresas del país contrata personal con estudios universitarios complementarios (especialización, maestrías y doctorado), lo que demuestra una baja demanda en el mercado laboral.