Archivo

Los US$ 19.000 millones por WhatsApp, ¿una ganga?

Aunque la cifra es astronómica y supera de lejos otras compras en el sector de la tecnología, los analistas apuntan a que el precio pagado por la red social no es excesivo.

20 de febrero 2014 , 04:59 p.m.

Si se escribe, la cifra que pagó Facebook por el servicio de mensajería instantánea WhatsApp parece absurda: 19.000.000.000 dólares, algo así como el 6% del Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia. 

La adquisición es, sin duda, la más alta de la historia en el sector tecnológico y se distancia de negocios como la compra de Youtube por Google (1.650 millones de dólares), la de Tumblr por Yahoo! (1.100 millones) e incluso la de Nokia por Microsoft (7.200 millones).

Incluso el propio Facebook ofreció, en noviembre del año pasado, 3.000 millones de dólares por SnapChat, un servicio de mensajería que al cierre del año pasado movilizaba cerca de 400 millones de mensajes al día. La oferta fue rechazada por Evan Spiegel, CEO de la compañía cuya particularidad es que los mensajes y fotos se autodestruyen a los pocos segundos de ser vistos.

Para recordar una transacción de proporciones similares (eso sí, guardando las proporciones) habría que remontarse hasta el 2006, cuando AT&T pagó 67.000 millones de dólares por el negocio de telefonía fija de su rival Bellsouth.

Bajo ese prisma, como lo explica Mauricio Jaramillo, periodista especializado en temas de tecnología, la cifra de adquisición es elevada, "porque plataformas como LinkedIn y otras, con menos usuarios que WhatsApp pero más tiempo, más empleados y más negocio, valen lo mismo o menos".

Sin embargo, existen otras variables para medir si el precio pagado fue excesivo o no. Para Alberto Samuel Yohai, presidente ejecutivo de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones, los 19.000 millones de dólares que entregará Facebook (4.000 millones en efectivo, 12.000 millones en acciones y otros 3.000 millones en títulos condicionados) son una ganga.

"Entendiendo que Whatsapp ya ha sobrepasado los 480 millones de usuarios, el precio por usuario pagado por Facebook fue de aproximadamente 42 dólares. Si esto lo comparamos con el valor que se le dio en su momento a Facebook y a Twitter de 170 y 212 dólares por usuario respectivamente, podemos intuir que lo que Facebook consiguió fue un descuento importante", señala.

Yohai agrega que "teniendo en cuenta el potencial de llegar a los 1.000 millones de usuarios de WhatsApp en los próximos 18-24 meses, el precio pagado por usuario se divide por dos". En esa línea Jaramillo recuerda que cuando Facebook compró Instagram pagó el equivalente a 48 dólares por usuario, lo que refuerza la idea de que el monto entregado no es tan alto.

OTRAS ARISTAS

Alberto Pardo, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio Electrónico Colombiano, resalta un valor agregado en esta expansión de usuarios. "La mayoría son jóvenes, algo que Facebook necesita ya que sus últimas cifras muestran que sus usuarios son más adultos de jóvenes", señala y agrega que "sin duda, 19.000 millones de dólares es muchísimo dinero, pero también hay mucha gente en Facebook con suficiente experiencia y que saben lo que están haciendo".

Otra arista interesante para medir el valor del negocio es el valor estratégico de la compra. El argentino Enrique Carrier, analista de mercado especializado en internet, informática y telecomunicaciones, considera que "la movida tiene bastante de defensiva: hacerse de la mayor plataforma de mensajería instantánea (aplicación clave en los móviles) antes de que lo hagan sus rivales". Vale la pena recordar que hace unos cuantos meses Google ofreció 'tan solo' 10.000 millones de dólares para quedarse con WhatsApp.

"Facebook pagó lo justo. No porque WhatsApp costara eso o estuviera facturando ese dinero, sino porque para Facebook fue una compra estratégica. Facebook tiene claro que su negocio tiene más popularidad en dispositivos móviles, es por esto que están atentos a las empresas que representan una amenaza", afirma Andrés Barreto, el emprendedor colombiano creador de Grooveshark.

La jugada permitirá además a Facebook disputar un lugar en el negocio de los mensajes de texto (SMS). "En no mucho tiempo WhatsApp será tan relevante como el negocio de los SMS, salvo que estará en manos de un único jugador: Facebook", señala Carrier y menciona que "a diferencia de los SMS, en mensajería instantánea no existe un estándar global, lo que fortalece el modelo de 'winner takes all'. Y el que tiene más chances de ser ese 'winner' es WhatsApp".

Yohai destaca otra ventaja implícita en la compra del servicio de mensajería. "WhatsApp le dará a Facebook entrada al mercado potencial mas grande del mundo, China, pues Facebook ahí está bloqueado pero WhatsApp sí opera de manera transparente", asegura.

RECUPERAR LA INVERSIÓN

Sin duda, otra de las preguntas que surge tras el multimillonario negocio es ¿cómo recuperará Facebook semejante inversión?

El propio Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, señaló que no piensa cambiar el modelo actual del negocio de WhatsApp en el que los usuarios pagan un dólar al año y en el que no hay cabida para la publicidad. "Sería bastante estúpido intervenir de gran manera", aseguró.

"La apuesta de Facebook para el corto –y mediano– plazo no es recuperar la inversión, sino seguir sumando usuarios. Ya en el futuro veremos si integra a WhatsApp o si vende publicidad o adiciones", afirma Jaramillo.

Está claro que el crecimiento de usuarios es una de las claves para recuperar los 19.000 millones de dólares invertidos. Carrier destaca que Facebook tal vez utilice el 'know how' de WhatsApp para incluir su tecnología en otras aplicaciones.

Pardo, por su parte, señala que en el largo plazo se debe ver cómo se combinan los servicios de la red social y el sistema de mensajería para la creación de productos publicitarios con datos de ambos usuarios.

En suma, aunque la cifra de 19.000 millones de dólares suene exagerada, las perspectivas del negocio son inmensas, tanto que la propía Real Academía de la Lengua aceptó el uso del sustantivo 'wasap' y del verbo 'wasapear'. Una aplicación que sin lugar a equívocos cambió la manera en la que el mundo se comunica.

 

Álvaro A. Cuéllar

Editor Portafolio.co.