Archivo

Quejas por salvaguardias al acero se extienden

Productora de Alambres Colombianos- empresa controlada por el grupo belga Bekaert- dijo este miércoles que la restricción al alambrón de acero ha generado un sobrecosto de 16 por ciento a insumos básicos de los sectores de construcción de vivienda y agropecuario.

19 de febrero 2014 , 03:59 p.m.

El gerente de Proalco, Oscar Proaño Bustamante, explicó, en el caso concerniente a construcción de vivienda, el sobrecosto afecta insumos como mallas electrosoldadas, grafiles, puntillas, mallas de cerramientos, gaviones y alambre de amarre.

En el caso de insumos agropecuarios, la norma genera sobrecostos a productos como el alambre de púas, alambres galvanizados para sostenimiento y tutoreo de cultivos, puntillas, alambre para cercas eléctricas, grapas, gaviones y  mallas.

"La salvaguardia va en detrimento de la protección y estímulo planteados para el alto porcentaje de la población colombiana que deriva su sustento de las actividades de la construcción y agropecuarias", sostuvo el directivo.

TURQUÍA AMENAZA

Aunque confían que la salvaguardia a las importaciones de alambrón (materia prima para el alambre) que impuso Colombia en octubre de 2013 no se prorrogará más allá de los 200 días para los que se expidió, si  se extiende por más tiempo, los exportadores de Turquía también se suman a las protestas con la implementación de la medida.

Ello consiste en pedirle a  su gobierno que eleve una queja formal contra Colombia en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Así lo afirmó el presidente de la Asociación de Exportadores de Acero de Turquía, Namik Ekinci, quien agregó que a pesar de que la medida de protección colombiana solo afecta el 0,5 por ciento de las exportaciones de acero de su país, que suman 19 millones de toneladas anuales, el mercado cafetero tienen buen potencial de crecimiento, entre otros motivos, por la construcción de vivienda y la infraestructura.

Por tanto, no desistirán en el empeño para que no se amplíe la salvaguardia. Incluso un abogado del gremio turco regresó a Europa esta semana luego de exponer los puntos de vista del país europeo ante el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo para evitar que la medida colombiana se extienda.

Namik Ekinci, timonel del gremio de los exportadores turcos de acero, añadió que el costo de la defensa ante el Mincomercio, lo asumen pensando en las  proyecciones del crecimiento del mercado en Colombia, pues lo más fácil  sería dejar de exportarle.

También recordó que Turquía, uno de los 10 productores de acero más grandes del mundo, solo aplica restricciones a productos de Rusia, Ucrania y China por sospechas de competencia desleal, pero a los demás países les aplica el arancel cero.

EL MERCADO

Colombia es actualmente un mercado que demanda  unas 3,5 millones de toneladas anuales de acero y como es deficitario tiene que importar la mitad.

El país importó en los ocho primeros meses del 2013 cerca de 1,8 millones de toneladas de acero y solo 28.000 eran de origen turco.

En el caso particular del alambrón (producto que se transforman para hacer artículos como puntillas o parrillas cromadas para neveras), Colombia necesita unas 400.000 toneladas anuales, y Acerías Paz del Río, la directamente beneficiada con la salvaguardia, solo tiene capacidad para  elaborar 200.000.

Por ello, se afectan, entre otros, los transformadores locales de acero, pues pagan un precio por la materia prima superior al internacional.

"Colombia es un país que está en desarrollo rápido que necesita del acero importado y no puede expedir medidas restrictivas", sostuvo Ekinci.

El directivo consideró que si se prorroga la medida, fabricantes locales de acero van a tratar de aprovechar elevando los precios frente al mercado internacional, y el prestigio de Colombia se minaría, corriendo el peligro de ser sancionada internacionalmente.

MÁS COSTOS

Por su lado, la subgerente estratégica de la firma HB Sadelec -empresa del grupo Ethus, controlado por William Vélez, uno de los constructores con mayores obras en el país-, Isabel Vélez Escobar, dijo que la salvaguardia al alambrón los afecta mucho porque se exponen a escasez.

La empresa le fabrica, entre otros, a obras del conglomerado Ethus, tornillos para torres de energía y estructuras de infraestructura y ángulos.

Es decir que esos productos no se podrían fabricar localmente, pues el arancel de importación es cero o muy bajo, y el mercado de transformación le quedaría el camino fácil a los importadores de terminados.

Por su parte, Jorge Enrique Perea, directivo de Herrajes Andina, también dijo que  compraron alambrón en el mercado internacional más barato, y si se extiende la salvaguardia podría haber escasez en el país.

LAS MEDIDAS

El primer decreto de octubre sobre el acero aplicó un arancel del 21,29 por ciento al ingreso de seis subpartidas de alambrón. Sin embargo, excluye las compras desde Argentina, Chile, Ecuador, EE.UU. y Canadá.

Además, se decretó salvaguardias para el alambrón corrugado, cuyo arancel es 21,96 por ciento y excluye solo a Venezuela.

Cerca del 98 por ciento de las importaciones de este producto proviene de México, Brasil, China, Japón, y Trinidad y Tobago.

La solicitud de salvaguardia fue presentada por Acerías Paz del Río, argumentando que la entrada de este producto se duplicó en menos de dos años, tiempo en el que la participación de la industria local cayó del 64 al 33 por ciento.

OTRAS PROTESTAS

El gobierno de México radicó a principios de febrero ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia una solicitud de información y alcances de la salvaguardia.

El embajador de ese país ante Colombia, Arnulfo Valdivia Machuca, afirmó que con esa medida se creó una especie de diferendo comercial que debe aclararse, tanto a instancias del acuerdo bilateral de comercio entre los dos países como ante las reglas de juego de la OMC.

El presidente de Bekaert Latinoamérica, Alejandro Sananez Falcón, dijo por su parte que Paz del Río les vende sobre 800 dólares la tonelada y en el mercado internacional se puede comprar a 600 dólares con los fletes.

Pero tomando en cuenta los gastos de nacionalización y transporte, la diferencia se reduce a aproximadamente 150 dólares, es decir, es 20 por ciento más económico el alambrón importado que el producido por Acerías Paz del Río.

Con Redacción de Economía y Negocios e invitación de la Oficina Comercial de Turquía en Colombia.