Archivo

Con piel de babilla, Colombia gana mercado en China

El país es el mayor exportador en el mundo de cueros exóticos. En territorio nacional hay cerca de 45 zoocriaderos certificados, pero solo 3 curtiembres.

18 de febrero 2014 , 07:23 p.m.

El año pasado Colombia exportó en productos de cuero y sus manufacturas US$ 167 millones, de los cuales se estima que el 12 por ciento fueron pieles exóticas.

De acuerdo con las estadísticas de la Asociación Colombiana de Zoocriaderos, Azoocol, en el país se exportan al año entre 600 mil y 700 mil pieles de babilla. En promedio, estas exportaciones significan US$ 21 millones anuales.

Los mayores compradores de estas pieles son Europa, Estados Unidos y Asia. En este continente, los principales socios están en Singapur, Tailandia, Hong Kong, Corea y China.

“Hace dos o tres años, China no había comprado una piel en Colombia, pero hoy es uno de los países que más compra. Y eso es porque tiene un costo de mano de obra bajo, por eso puede fabricar con nuestras pieles productos de alto nivel”, señaló Giuseppe Quinti, miembro de la Azoocol y propietario de varias empresas de la cadena productiva.

FALTA VALOR AGREGADO

Colombia es el mayor productor de pieles de babilla del mundo, sin embargo hacen falta más empresas que le aporten valor agregado y la transformen.

“Tenemos la materia prima que no tiene ningún otro país, somos los mayores productores, pero no somos los mejores del mundo en la fabricación de los productos”, explicó Quinti.

En Colombia, a pesar de que hay 45 zoocriaderos certificados por el Ministerio de Ambiente, solo hay tres curtiembres que saben manejar la delicada piel de la babilla.

De acuerdo con Quinti, la industria tardó más de diez años para empezar a desarrollar la habilidad que se requiere para procesar este cuero.

Ni qué decir de la fabricación del producto final, segmento en el que muy pocas empresas en Colombia trabajan.

En el caso de Pazzi S.A.S., la empresa de mar-roquinería que gerencia Quinti, fueron dos años de entrenamiento los que requirió el personal que labora en la compañía para poder trabajar con ese cuero.

Pero la inversión valió la pena, pues mientras que una piel vale en los mercados internacionales, en promedio, US$ 35, una billetera fabricada por este mismo material puede fácilmente costar en el exterior alrededor de US$ 100.

“Este sector tiene mucho potencial, pero sería interesante que el Gobierno Nacional, a través del Sena, nos apoyara a formar personal para que más empresas tengan la capacidad de trabajar con estas pieles exóticas, que tienen tan buen mercado”, explicó el empresario.

DESMITIFICAR EL PROCESO PRODUCTIVO

De acuerdo con Azoocol, aún son muchos los mitos que se tejen alrededor de la producción de cueros exóticos.

La babilla (caiman cocodrilus fuscus) es un animal en riesgo, por ello la reglamentación para tener un zoocriadero de estos animales es exigente.

Como mínimo, las empresas deben devolver al hábitat 5 % de los animales criados al año y en el caso de que ya haya suficiente población deberán dar una compensación económica.

nohcel@portafolio.co