Archivo

Promigas alista su entrada a República Dominicana

Firmó un acuerdo con empresas foráneas y analiza la viabilidad de una planta de regasificación en ese país.

18 de febrero 2014 , 07:19 p.m.

La compañía Promigas, dedicada al transporte de gas en el país, firmó un acuerdo de desarrollo conjunto con cuatro firmas internacionales para hacer los estudios de viabilidad financiera para la construcción en República Dominicana de una terminal de regasificación de gas natural líquido importado.

Esta terminal debe abastecer el mercado de generación eléctrica de ese país, que opera con centrales térmicas. El proyecto, que cuenta con el apoyo del Gobierno dominicano, busca reemplazar la fuente con la que se alimentan estas centrales, que principalmente funcionan con combustibles líquidos, costosos, especialmente para las islas del Caribe, además de ser más contaminantes.

El Gobierno de República Dominicana está interesado en cambiar el combustible que consumen estas centrales ya que es un tema crítico para sus cuentas fiscales, así como para el impacto de las tarifas de energía en el bolsillo de los consumidores.

Según Ricardo Fernández, vicepresidente de Negocios de Transporte de Promigas, el proyecto tiene “todo el sentido del mundo”, ya que se quiere transformar el mecanismo de alimentación de un parque térmico de cerca de 1.000 megavatios de capacidad instalada, necesario para sostener la demanda de energía, cuyo crecimiento ha sido importante en los últimos años.

La primera fase del proyecto es la planta de regasificación, que consiste en una terminal de importación a la que llegarán grandes tanqueros a dejar el gas líquido para convertirlo en gas natural.

La planta, que estaría ubicada al sureste de la isla y que contempla la construcción de una red de 25 kilómetros de gasoducto para conectar el parque térmico, está siendo estudiada por el consorcio conformado por Promigas y las firmas Coastal, Ipson, Internenergy y BW, esta última con experiencia en el transporte marítimo de petróleo y gas.

El proyecto, que marcaría la incursión de Promigas en el mercado del Caribe, tendrá una demanda esperada de 200 millones de pies cúbicos por día, dependiendo del volumen de despacho de las plantas, y es una iniciativa similar a la que se está analizando en Colombia.

Según el directivo, la construcción de la infraestructura de regasificación tomará dos años y, dependiendo de la clase de tecnología con la que se estructure, podría tener un costo entre 200 y 400 millones de dólares.