Archivo

Continúan las protestas contra Nicolás Maduro en Venezuela

El Gobierno acusa a los medios de comunicación de todo el mundo de conspirar contra el país. Organismos internacionales piden un diálogo pacífico en la nación andina.

14 de febrero 2014 , 06:15 p.m.

Venezuela vivió el viernes otra jornada de protestas contra el presidente socialista Nicolás Maduro, mientras casi un centenar de jóvenes opositores continuaba detenido tras los sangrientos disturbios de esta semana.

Las manifestaciones en la polarizada nación petrolera perdieron intensidad desde el miércoles, cuando tres personas murieron en enfrentamientos a tiros entre simpatizantes de Maduro y opositores. Pero los estudiantes se reunieron ayer en las calles de Caracas y otras ciudades del país, donde todavía quedaban restos de basura y cenizas de las hogueras de las protestas.

“Hoy vamos a seguir en las calles por los mismos motivos de ayer y hace meses: la inflación, la delincuencia y -ahora- el Estado represor que no quiere soltar a nuestros compañeros”, dijo Marcos Matta, un estudiante de 22 años en Caracas.

Otro líder estudiantil aseguró que se mantendrán en la calle “pacíficamente” hasta que liberen a sus compañeros detenidos. Maduro dijo que no toleraría más disturbios y convocó a una gran “marcha por la paz” para el sábado.

Las protestas son la última pulseada entre el presidente y la oposición, que reclama por el deterioro de la calidad de vida en el mayor exportador de petróleo de Sudamérica.

Las manifestaciones expusieron, además, una fractura dentro de la oposición, donde el mayoritario sector moderado de Henrique Capriles sostiene que la violencia en las marchas sólo favorece al Gobierno.

Maduro acusa a los manifestantes de sembrar el caos para justificar un golpe de Estado, como ocurrió en el 2002 durante el fugaz derrocamiento de su mentor Hugo Chávez.

“Esto no es Ucrania”, dijo la noche del jueves en relación a las violentas protestas antigubernamentales que forzaron la renuncia del primer ministro de ese país.

Ayer, dirigentes estudiantiles anunciaron que fueron liberados un 60 por ciento del aproximadamente centenar de detenidos el miércoles.

Además, la situación se agravó cuando el gobierno de Maduro ordenó arrestar al líder de las protestas: Leopoldo López. Su arresto podría echar más gasolina a las protestas.

López, un político de 42 años educado en Harvard, dijo esta semana que no busca derrocar por la fuerza a Maduro, sino convocar a un plebiscito revocatorio contemplado en la Constitución.

Usuarios de las redes sociales reportaron haber sido bloqueados por el proveedor estatal de Internet, mientras el canal colombiano de noticias NTN24 -el único que reportó las protestas- permanecía fuera del aire por órdenes de Maduro. Sobre esta decisión, el presidente venezolano afirmó que “una televisora que pretendió ser la competencia de Telesur pretendió transmitir la zozobra de un Golpe de Estado. Fue una decisión de Estado”.

PIDEN DESARMAR A LOS GRUPOS VIOLENTOS

El presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), Diego Padrón, se pronunció ayer sobre los hechos de violencia que se produjeron en el país el pasado miércoles, que dejaron tres muertos y más de sesenta heridos, y señaló que el Gobierno debe controlar y desarmar a los “grupos violentos”.

“Es precisamente a esos grupos violentos a los que el Gobierno no ha podido controlar y el llamado es a que los controle, porque eso entra precisamente dentro de la política de desarme”, dijo Padrón.

Además, la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos expresó su preocupación por la escalada de violencia en Venezuela y pidió una investigación “inmediata, exhaustiva e imparcial” sobre la muerte de tres manifestantes en Caracas y el uso excesivo de la fuerza.

EL APARATO PROPAGANDÍSTICO DEL MUNDO ESTÁ CONTRA VENEZUELA: GOBIERNO

EFE). El canciller de Venezuela, Elías Jaua, dijo ayer que “el aparato propagandístico del mundo” se ha unido para atacar a su país y aseguró que los medios internacionales tratan de tergiversar los hechos de violencia que se produjeron el pasado miércoles para culpar al Gobierno.

“Nuevamente, el pueblo venezolano enfrenta una arremetida fascista”, dijo Jaua, y señaló que “ni todo el aparato propagandístico del mundo que está ahorita unido como una sola fuerza para atacar a Venezuela, liderada por las principales cadenas de los medios internacionales”, podrá derrotar la voluntad de paz del país.

Advirtió que pese a los supuestos intentos de los medios internacionales por cambiar la realidad en el país, que no precisó, “el pueblo” tiene la conciencia “para poder leer entre líneas y al revés lo que las corporaciones mediáticas desatan sobre pueblos que están en lucha victoriosa por la revolución y por el socialismo”.

El canciller insistió en que “dirigentes fascistas” convocaron a través de los medios de comunicación “a derrocar al Gobierno” el miércoles.

Reuters y Efe