Archivo

Los beneficios de los masajes en los bebés

El bebé no se nutre solo de comida; necesita fundamentalmente amor y cariño, que le proporcionen una seguridad y acogida emocional para poder crecer de forma armónica, explican desde la Asociación Española de Masaje Infantil (Aemi).

14 de febrero 2014 , 05:29 p.m.

Según Aemi, uno de los principales “nutrientes” del recién nacido es el tacto, un poderoso medio para su desarrollo fisiológico, psicológico y emocional, que beneficia tanto al niño como a los padres y las personas más cercanas a él, estimulando y fortaleciendo los vínculos afectivos y la escucha mutua.

UN ARTE MUY ANTIGUO

Muchas investigaciones revelan la necesidad del contacto afectivo como parte fundamental de los primeros años de vida, y el masaje es uno de los métodos más agradables y fáciles para establecer este primer contacto, aseguran desde la asociación.

Según Aemi, el masaje infantil es un arte muy antiguo que se ha transmitido de generación en generación en muchos países. “Las madres acunan, acarician y dan masajes a sus bebés: desde los esquimales que viven en la zona ártica de Canadá, hasta en Rusia, Suecia o Suramérica y en África”, según la psicóloga Alba del Cid.

Esta experta formada en masaje infantil con Aemi, y que ha obtenido conocimientos de primera mano sobre este tema en sus estancias en Asia y África, ha indagado en las particularidades de esta técnica tradicional en diferentes culturas.

Así, del Cid ha encontrado que en Mali la etnia de los bambara considera el masaje infantil como un nacimiento social, y que en Senegal el masaje del bebé se realiza después de los rituales diarios de limpieza, con un movimiento vigoroso con manteca de karité -regenerador celular natural que proviene del árbol del karité- para el cierre del cráneo, con una maniobra final para alargar las articulaciones.

Esta experta también relata que en Túnez se tiene como tradición dar un masaje al niño antes de dormir con aceite de oliva tibio, y su gestualidad procede de la tradición del rito femenino del baño purificador semanal.

“En la India -una de las principales fuentes de inspiración del masaje infantil tal y como lo conocemos-, en las zonas urbanas, se le paga a una mujer formada en el masaje infantil tradicional para que se lo aplique a los bebés, y en las zonas rurales siempre hay alguna mujer más experimentada en la familia que conoce esta técnica”, explica del Cid.

“La técnica del masaje infantil consiste en una secuencia de movimientos, abarcando desde la cara hasta los dedos de los pies”, explica Marta Veguillas, pedagoga especialista en atención temprana.

ALIVIO PARA MALES FÍSICOS Y SICOLÓGICOS

La pedagoga Marta Veguillas explica que “en los bebés, los masajes pueden aliviar los dolores ocasionados por los temidos cólicos, el estreñimiento y las molestias de la dentición, y además fomentan el vínculo madre/padre-hijo, así como la comunicación verbal y no verbal, y el sentimiento de respeto”, señala Veguillas.

Asimismo, según esta experta “el masaje estimula los sistemas respiratorio, digestivo, circulatorio y endocrino del niño, y tiene efectos de relajación, al mejorar los patrones de sueño, normalizar el tono muscular y aumentar los niveles de hormonas relajantes, en los pequeños que son masajeados”.

Efe