Archivo

Colombia analiza suavizar términos de contratos petroleros

El Gobierno busca facilitar las condiciones contractuales para las empresas de petróleo y gas que quieren explotar sus reservas en aguas profundas de acceso más difícil en la subasta de este año.

14 de febrero 2014 , 11:27 a.m.

Royal Dutch Shell Plc, Exxon Mobil Corp. y ConocoPhillips son algunas de las empresas extranjeras que están interesadas en ofertar en la subasta de 97 bloques petroleros marinos y terrestres que tendrá lugar en julio, dijo el jueves Javier Betancourt, responsable de la Agencia Nacional de Hidrocarburos. Las condiciones ofrecidas para los contratos convencionales y no convencionales seguirán siendo las mismas que en la subasta del 2012.

“Nuestra posición marina actual no es la más competitiva. Estamos trabajando para mejorarla”, dijo Betancourt en una entrevista en Cartagena. “Existe un marcado interés de los grandes jugadores en la exploración no convencional y marina en Colombia”.

La subasta del 2014 incluirá unos 10 bloques marinos en el Caribe y tres en el Pacífico, así como también 19 bloques no convencionales localizados principalmente en la formación de esquisto La Luna de Colombia, explicó Betancourt. Exxon Mobil, Shell y ConocoPhillips “han mostrado en general interés por la ronda, no sólo por el petróleo no convencional sino por el marino”, agregó.

Las tres empresas declinaron formular comentarios al respecto cuando fueron contactadas por Bloomberg.
“En términos de volumen de reservas, los grandes descubrimientos en estos últimos años han sido marinos, además de la revolución del petróleo no convencional en los Estados Unidos”, afirmó Betancourt.
OTROS BLOQUES
En la ronda se subastarán unos 57 bloques convencionales, cuyas ubicaciones están diseminadas en toda la provincia colombiana sureña de Putumayo, el Valle Medio de Magdalena, Los Llanos y zonas costeras del Pacífico y el Atlántico, dijo Betancourt.

El organismo a cargo de los hidrocarburos también proyecta subastar seis de los ocho bloques de metano de capas de carbón después de la ronda principal de julio, en un intento por seguir los pasos de Estados Unidos y Australia donde esta fuente de energía está siendo explotada.

La liberalización inminente del sector energético en México implica que el país se convertirá en un actor importante, en tanto la oferta adicional contribuirá a generar un “mercado de compradores” para las empresas de energía que buscan nuevos contratos, aseguró Betancourt.
Bloomberg