Archivo

Oportunidades: desde huevos hasta ‘software’

Encadenamientos con Chile en producción de piñas permitirán a Colombia más acceso a China. Igual, con envases para Japón y cartón para Australia.

06 de febrero 2014 , 11:55 p.m.

El empresariado colombiano, que en general ha iniciado su aprendizaje del mercado internacional incursionando en los países vecinos, tiene en las economías de México, Perú y Chile oportunidades en la gran mayoría de actividades.

El idioma español, común en los cuatros países, idiosincrasias y gustos similares de sus 210 millones de habitantes, junto con la cercanía de los mercados, además de las condiciones macroeconómicas (inflación y cuenta fiscales bajo control) son, entre otros, aspectos que facilitan los negocios entre sus empresarios.

En ese sentido, Colombia tiene un gran potencial en software en sus tres socios de la AP; en servicios de comunicación gráfica, en México, y de servicios de ingeniería, en Perú y Chile.

Sin embargo, estudios simples de potencialidad en manos del Ministerio de Comercio indican que los mayores beneficios de la Alianza del Pacífico se originarán y verán en la agroindustria, destacándose los subsectores de galletería y panadería, chocolatería, oleaginosas, alimentos para mascotas, carne de bovino (siempre y cuando supere el tema sanitario), avicultura (principalmente huevos) y lácteos.

Además, según el Ministerio, el sector privado nacional ha manifestado que entre sus intereses ofensivos están textiles y confecciones, cosméticos y metalmecánica, principalmente por la mejora en las reglas de origen y los avances en la armonización regulatoria de estos sectores.

La importancia de la acumulación de origen puede entenderse mejor con un ejemplo: hoy, una prenda de vestir elaborada en Medellín y que quiera exportarse a México sin el pago de arancel tiene que ser producida con insumos y materias primas originarias de cualquiera de los dos países; igual sucede con Chile o Perú.

Lo acordado en la AP permite que esa prenda, o cualquier otro producto, sea elaborada con insumos o materias primas de cualquiera de los cuatro países, lo que tiende a eliminar las ineficiencias productivas y a reducir los costos de producción que se derivan de las actuales reglas de origen.

Lo anterior también facilita los encadenamientos productivos, que en el caso de los nueve identificados con Perú pueden señalarse: glicerol para colorantes y cordeles y cuerdas de polietileno y polipropileno para confecciones de punto peruanas, y envases de plástico para empacar espárragos y productos de la pesca peruana.

Con Chile se han detectado nueve encadenamientos que propician el ingreso a China (piñas frescas y secas), Japón (preparaciones alimenticias para compotas, jaleas y mermeladas y envases de vidrio), Australia (mezclas para cosméticos, insumos para fabricar papel cartón multicapas) y Nueva Zelanda (envases plásticos).

A VENDER A LOS GOBIERNOS

El protocolo comercial que firmarán los presidentes de la AP en Cartagena mejora la apertura existente entre los cuatro países y que le ha permitido a Colombia exportarles a sus tres socios bienes con alto valor agregado, que generan un buen número de puestos de trabajo.

Allí se ubicaron en el 2013, por ejemplo, las exportaciones de automóviles (318 millones de dólares), plásticos (323 millones), papel y sus manufacturas (241 millones) y cosméticos (218 millones).

Pero tan importante como lo anterior, o más, es que dicho protocolo dio vía libre a nuevas oportunidades de negocios en los que Colombia ha expresado gran interés.

Cuando el acuerdo entre en vigencia, compañías colombianas podrán participar, en igualdad de condiciones con las empresas locales, en las compras públicas en Perú, donde hoy inversionistas colombianos están tratando de licitar, pero enfrentan dificultades porque no hay nada vigente entre las dos economías en ese tema, que el protocolo comercial mejoró con México, pues ahora existen algunas restricciones.

El acuerdo incluye un ítem de servicios financieros con Chile, clave para proteger a las firmas colombianas ahora que se han convertido en un inversionista importante en el sector financiero latinoamericano.

En servicios marítimos, renglón nuevo para los cuatro países de la AP, se abre la puerta para una mayor oferta y se establecen mecanismos de cooperación para facilitar en el futuro el libre transporte marítimo y mejorar la competitividad logística de cada uno de ellos.

Por su ubicación geográfica, destacaron en el Ministerio de Comercio, Colombia tiene una gran ventaja para ser un centro logístico de distribución.

GANANCIAS TEMPRANAS DE LA INTEGRACIÓN PROFUNDA

Simultáneamente con la redacción y aprobación del acuerdo marco de la AP y la negociación del protocolo comercial, los cuatro gobiernos fueron tomando medidas que bien pueden calificarse como logros tempranos del proceso.

Así, se han facilitado los viajes de las personas, unas en plan de turismo y otras, de negocios: en el primer caso, desde el 2012 los colombianos no necesitan visa para atravesar las fronteras de los otros tres socios.

En el caso de los negocios, ese documento no se necesita para viajar a Perú y se está negociando una situación igual con México y Chile.

En el campo educativo, los miembros de la AP se otorgaron en el 2013 227 becas de pregrado y 29 de posgrado (el Ministerio precisó que 67 fueron para ciudadanos colombianos), cuyo objetivo, además de la formación académica, es que esos profesionales conozcan de primera mano los mercados de la Alianza y sepan cómo aprovecharlos desde cada uno de los cuatro socios.

Victoria temprana también es la promoción conjunta de la inversión extranjera, que genere empleo y estimule la transferencia de tecnología. Al respecto, información oficial da cuenta de que en el 2013 se realizaron 33 eventos de promoción conjunta, que impactaron a cerca de 3.880 empresarios de 22 países de Europa, Asia, América.

Las autoridades han constatado que la venta de las oportunidades de inversión en la Alianza como bloque es mucho más efectiva que la promoción individual. En turismo, los cuatro países están actuando conjuntamente para promover este sector. Perú y México, señaló el ministro de Comercio, Santiago Rojas, son muy fuertes en este renglón.

Lo que se le está proponiendo al turista internacional con las campañas es: visite Machu Picchu (Perú), pero pare en Bogotá o Cartagena o cualquier otro destino colombiano; si va a México, viaje a Suramérica como un plus y vaya a la playa en Cartagena o a otro sitio en Colombia.

En el pasado Foro Económico Mundial, en Davos (Suiza), directivos de una farmacéutica rusa contactaron a funcionarios colombianos y les expresaron su deseo de instalar una planta de producción en el Valle.

Algo similar sucedió en Bogotá: voceros de una poderosa y reconocida compañía japonesa del sector automotor le manifestaron al Ministro de Comercio su intención de que Colombia sea el centro logístico de distribución de sus productos para los cuatros mercados que componen la AP.

Las dos empresas, como muchas otras, quieren aprovechar las ventajas que les ofrece la Alianza del Pacífico, que ya cuenta con 25 países observadores.

TRABAJO CONJUNTO EN 22 ECONOMÍAS

Las acciones conjuntas desarrolladas por las entidades de promoción de los cuatro países de la Alianza del Pacífico, como Proexport en Colombia, han llegado a 22 economías de todo el mundo.

De acuerdo con la información de la AP, sin incluir la participación en ferias internacionales, los países visitados son: Alemania, Australia, Canadá, Chile, China, Colombia, Corea, Emiratos Árabes, España, Estados Unidos, Francia, Finlandia, India, Italia, Japón, Malasia, Perú, Polonia, Portugal, Reino Unido, Singapur y Taiwán.