Archivo

Daimler duplicará la capacidad en su planta de buses

El foco de la compañía para los próximos años será fortalecer su presencia en vehículos comerciales.

03 de febrero 2014 , 07:14 p.m.

Bajo la premisa de fortalecer su presencia en el sector de vehículos comerciales y mantener el ritmo de crecimiento de la compañía en Colombia, Daimler alista un plan para incrementar su capacidad de producción y oferta en este segmento.

Mediante una inversión que rondará los 5 millones de dólares, la compañía automotriz, propietaria de las marcas Mercedes Benz y Freightliner, duplicará su capacidad para ensamblar buses en su planta de Bogotá, lo que le permitirá pasar de producir 8 de estos automotores diariamente a 16 en el segundo semestre del presente año.

La mencionada ampliación estará acompañada con un crecimiento en el número de modelos que se ensamblan en el país.

“No está claro exactamente cuántos modelos van a ser los adicionales, pero calculamos que pueden ser entre 5 y 10, que se sumarían a los 2 que hoy ensamblamos”, señaló Mathias Held, presidente de la empresa.

“Para este año, la meta es hacer crecer las ventas de este segmento alrededor de 50 por ciento.

Dentro de este, una menor parte tiene que ver con la ampliación del portafolio y la otra sería una continuación de las entregas de buses a los sistemas de transporte masivo en toda Colombia”, agregó el directivo.

Así las cosas, aunque los automóviles participan con el 50 por ciento de las ventas que realiza la multinacional en el país y los vehículos comerciales aportan el 50 por ciento restante, la idea es que en el mediano plazo se reorganice la proporción y estos últimos pasen a aportar dos tercios de sus ingresos.

Eso sí, la compañía no piensa descuidar el segmento de automóviles y, de hecho, lanzará nuevos modelos en el transcurso de este año.

En este negocio, su meta es incrementar las ventas alrededor de 20 por ciento al cierre del 2014.

NUEVA UNIDAD

Para apalancar su crecimiento, la compañía también prepara la llegada al país de su unidad de financiamiento, lo que le permitiría impulsar las ventas en sus diferentes negocios.

“Se ampliaría un poco el espectro de clientes y nos permitiría ser mucho más ágiles en el financiamiento hacia nuestra red de concesionarios”, explicó Held.

Daimler Financial Services es una unidad de negocio de la multinacional que ofrece financiación, leasing de vehículos, aseguramiento, administración de la flota y servicios bancarios en algunos mercados.

Solo al tercer trimestre del 2013, obtuvo ingresos por 10.782 millones de euros (14.586 millones de dólares), lo que representó un crecimiento del 9 por ciento frente al mismo periodo del año anterior.

Pese al incremento en el precio del dólar en los últimos días, el presidente de Daimler en Colombia no prevé que los precios de los vehículos se vean afectados y piensa que, de hecho, el segmento de vehículos de lujo (donde todas las marcas son importadas) seguirá con la tendencia positiva que ha tenido en los últimos años.

“Si el dólar se mantiene alrededor de los 2.000 pesos, no deberíamos ver aumento de precios en el segmento”, indicó Held.

En este sentido, el directivo proyecta que el sector automotor del país tendrá una pequeña recuperación, crecerá entre 3 y 5 por ciento y cerrará alrededor de las 300.000 unidades.

En este contexto, la venta de los vehículos de lujo debería crecer 10 por ciento.

De acuerdo con las últimas cifras disponibles de la Superintendencia de Sociedades, al cierre del 2012 Daimler obtuvo ingresos operacionales por 517.867 millones de pesos, lo que representó un crecimiento de 7,7 por ciento frente al año anterior.

Al cierre del 2013, los ingresos de la compañía crecieron cerca de 20 por ciento impulsados por las ventas de automóviles y buses.

Mientras el año pasado matricularon 5.000 unidades, su meta es llegar a las 10.000 en 5 años.

CAMIONES, LA PREOCUPACIÓN

Aunque la compañía tiene planes de seguir invirtiendo y no descarta que en el mediano plazo pueda ensamblar otro tipo de vehículos comerciales en Colombia, está preocupada debido a la cancelación de las pólizas de chatarrización por parte del Ministerio de Transporte el año pasado, lo que impactó de manera negativa las ventas del segmento y ocasionó un represamiento de automotores en las bodegas de compañías como la suya.

“El tema de la estabilidad jurídica es una gran preocupación (...) Me cuesta mucho trabajo explicarle esto a mi casa matriz, no entienden cómo un país que firma TLC y establece alianzas comerciales emite este tipo de normativas, sin ningún tipo de preaviso o transitoriedad”, aseveró Held.

Cristina Bustamante

cribus@eltiempo.com