Archivo

En dos años pensamos tener otra planta de PET: Enka

El presidente de la empresa, Álvaro Hincapié, asegura que en los últimos años han invertido US$ 50 millones en proyectos que están dando buenos resultados.

02 de febrero 2014 , 03:17 p.m.

Álvaro Hincapié, presidente de fibras Enka, destacó en la 26 Feria Colombiatex de las Américas cómo la industria textil colombiana ha sabido reinventarse y resistir a las avenencias de los últimos años, encontrando nichos de mercado importantes.

“Pensamos en otra planta de PET (reciclaje) si todo va bien, en dos o tres años”, señala el empresario. Han invertido más de 50 millones de dólares en proyectos, de los que ya empiezan a obtener sus primeros resultados.

Enka apuesta por la sostenibilidad en conjunto con Coca-Cola, y, además de ello, lanza una nueva marca en nylon, mercado en el que crecieron un 30 por ciento, Kaylon, que acompañará las marcas EKO (línea de productos ecológicos a partir de botellas PET 100 por ciento recicladas) y Corlen (filamentos y fibras de poliéster).

Los últimos años no han sido muy positivos para la industria. ¿Cómo ha sido el inicio del año para Enka?

Han sido muy positivos. Estaba dentro de la planeación de estrategia que teníamos. Entonces hemos consolidado nuestros proyectos.

Hemos invertido más de 50 millones de dólares en algunos proyectos y este año ya estamos viendo la consolidación de ello.

¿Cómo les fue con las exportaciones?

Estamos por el lado de un 32 por ciento del total de ventas; conservamos el promedio que teníamos años anteriores como porcentaje.

Vemos mucho más dinámico el mercado hoy por hoy.

Diciembre fue un mes bueno, cuando normalmente vienen siendo los meses donde las ventas caen.

¿Cuánto pronostica que crecerán las ventas?

Seguimos en la línea de los proyectos que hemos instalado. Kaylon Air es el nombre de la marca que acabamos de lanzar.

Da flexibilidad y es hecha con el método de texturizado con aire.

Es una de las estrategias que tenemos ahora, con un enfoque hacia el mercado del nylon. Hemos crecido en este mercado un 30 por ciento.

En el otro mercado que también crecimos fue en el de la sostenibilidad. Una de las líneas que manejamos es el ‘Botella a Botella’, junto con Coca-Cola.

Cogemos las botellas y las convertimos en materia prima para hacer otra y ya tenemos aprobación de la FDA y de la normatividad europea EPSA.

Nos estamos homologando con todos los embotelladores a nivel nacional y todos los que consuman PET en contacto con alimentos.

Lo interesante de este proyecto es que tiene unos beneficios sociales muy grandes.

Primero ambientales, porque una botella de PET tarda 100 años en degradarse.

De esto se benefician a lo largo de toda la cadena 8.600 personas, y les están llegando ingresos superiores de más de 20 millones de dólares (40.000 millones de pesos) anualmente por la compra de esas botellas.

¿Qué beneficios obtienen ustedes de esto?

Es un proyecto de valor agregado.

Solo el 3 por ciento de lo que se recicla en el mundo de PET va para este tipo de proyectos, porque se necesita una alta tecnología y la normatividad es muy exigente.

¿Hay suficiente cultura del reciclaje como para llevar a cabo estos proyectos?

Yo soy un convencido. Aquí ya tenemos colegios en los que sus uniformes están hechos con telas recicladas.

Las compañías hay que mirarlas en el mediano y largo plazo.

En este momento, la planta de fibras está completamente vendida desde hace tres años y la planta de botella al 50 por ciento este 2014.

En Colombia se consumen 110.000 toneladas de PET. Esta planta va a sacar 18.000 toneladas.

La cuenta es que, en dos o tres años, si se dan las condiciones, estemos pensando en otra planta.

¿Qué más estrategias de negocios tienen?

Montamos una planta de energía porque aquí es costosa. Y ahora el costo será el mismo precio que con los países que tenemos tratado.

Es una planta de 14 megavatios que nos va a generar aproximadamente el 90 por ciento de nuestras necesidades.

¿Cómo los afectó la baja del precio de las materias primas?

Nosotros muchas veces estamos amarrados a esos precios. El año pasado, las materias primas no cayeron dramáticamente como en años anteriores, entonces no hubo una mayor afectación.

‘El 074 nivela las normas de juego’

Para el presidente de fibras Enka, el decreto 074, que impuso sobrearanceles a las confecciones y al calzado de importación, fue muy conveniente para la cadena.

Sostuvo que esta medida combate el contrabando y con ello se previene el lavado de activos.

“No tiene sentido que alguien compre materias primas aquí y que el producto terminado llegue por debajo de esas materias primas.

Las materias primas valen lo mismo en todo el país.

Esa no es una forma legítima de competir. Lo que hace el decreto es, al menos, nivelar un poco las normas de juego para que la competencia sea un poco más leal”, sostuvo Hincapié.

Aseguró que el contrabando en Colombia es un flagelo como el narcotráfico, porque le roba al país y deja a muchas personas sin trabajo.

Inmaculada Iglesias

Economía y Negocios