Archivo

Periódico dirigido por dos invidentes es la voz de las personas con limitaciones físicas

'Proclama', que tiene un tiraje de 6.000 ejemplares gratuitos mensuales, se publica desde hace cinco años. El año pasado obtuvo el premio al Mejor medio alternativo del Distrito.

28 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Los únicos ojos del periódico son los Julián Villamizar, de 20 años, su diagramador.

Su padre, Nelson Julián Villamizar, invidente director, escucha de él cómo va diseñada la publicación. Que la foto en la mitad, que un texto a un lado y materiales pequeños arriba, en fin.

"Y muchas veces tengo que cambiarlo. Esa capacidad para 'ver' me asombra", dice el hijo, rapero de profesión, y agrega: "Siempre tiene razón".

Los inicios de 'Proclama' no fueron fáciles. Los Villamizar hicieron rifas y buscaron ayuda entre los amigos para financiarlo. Luego empezaron a recibir colaboraciones.

La publicación tiene dos directores: Además de Nelson Julián, su esposa, María Yamile León, también invidente, y un consejo editorial con cinco personas con discapacidad.

Su objetivo, según Villamizar, "es exaltar a nuestros héroes, personas que a pesar de tener algún tipo de discapacidad enfrentan la vida".

Pero, además, en él se habla de las políticas que hay en la ciudad para ellos (inclusión, educación, trabajo en los 20 consejos que existen en igual número de localidades, entre otros). También se pueden leer poemas y cuentos, así como la la programación cultura de la ciudad.

Su sede queda en el quinto piso de un edificio del centro de Bogotá. Es un espacio rapero.Está lleno de grafitis hopper, de asientos de madera, de cajas y archivadores.

Nelson Julián y María Yamile no se tropiezan. Ella, más rápida que él, abre los cajones y sabe dónde está todo. Enfermera de profesión, perdió la vista por una neuritis.

En un pequeño cuarto está el computador, con un programa especial con voz para que Nelson Julián y su esposa sepan por dónde va el trabajo.

Pero Julián, el hijo, les va diciendo qué y cómo se hace, les habla de los colores que está poniendo, de todo.

Es ahí cuando el director, que perdió la vista por un desprendimiento de retira hace 27 años, dice si se sigue adelante o se cambia.

Entre padre e hijo hay una comunicación fluida, de hablar claro por parte del segundo, para que no queden dudas.

Es el hijo mayor de este matrimonio (tienen dos más) y un diagramador empírico desde cuando a sus papás se les ocurrió Proclama.

El joven opina que esta labor de difusión es muy importante. Y el padre agrega: "Todos tenemos que despojarnos de las barreras sociales, arquitectónicas y culturales. Por eso, informarnos sobre nuestros logros nos ayuda".

Proclama lleva color en la portada y la contraportada, solamente. En el resto, impera la sencillez: algunas fotos de quienes escriben y unas cuantas ilustraciones. Y la espera de un público que cada mes quiere saber qué hay de nuevo para ellos en la gran ciudad donde viven.

660.000 personas con alguna discapacidad tiene Bogotá. El dato sale del estándar internacional del 10 por ciento de la población.

10.000 los ejemplares que los directores de 'Proclama' quieren distribuir gratis en la ciudad, para que esta población conozca sus logros y derechos.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
REDACTORA DE EL TIEMPO