Archivo

Expertos opinan sobre conveniencia de transmitir audiencias de paramilitares por Tv

La semana pasada, especialistas que han vivido de cerca la violencia y trabajado en países en conflicto, se reunieron en Bogotá en el Encuentro Internacional de Escuelas de Perdón y Reconciliación.

28 de enero 2007 , 12:00 a.m.

El encuentro fue organizado por la Fundación para la Reconciliación.

'Habría que pensar en apoyar a las víctimas'

Donna Hicks, Ph.D sicóloga, que trabaja con Desmond Tutu en programas de la BBC facilitando encuentros de víctimas, victimarios y familiares, fue una de las invitadas.

¿Considera conveniente o no que se transmitan las audiencias en las que los paramilitares van a confesar sus delitos?

Eso depende de cómo se manejen las sesiones. De cómo se hacen las preguntas y de si los jueces tienen el cuidado de no poner a los ofensores ante la vergüenza pública. Si se hace de una forma que suene como sacándoles la verdad a las malas, eso no va a ser útil.

¿Qué efectos positivos cree que tendría para las víctimas?

Podría ser un momento de sanación para el país. El secreto está en que la sesión pública se haga de un modo dignificador, tanto para el que confiesa como para las víctimas y el público que escucha.

¿Cuáles serían los efectos negativos para las víctimas?

Habría que pensar en apoyar a las víctimas, sobre todo para que cuando vean las audiencias haya quien las ayude a vivir el proceso. Habría necesidad de un servicio de apoyo sicológico. La Iglesia debería jugar un papel crucial.

¿Qué tendría de positivo para los ofensores?

Si realmente están preparados y listos para decir la verdad, puede llegar a ser un momento liberador. Si estos ofensores están listos para convertirse en vulnerables, eso los podría liberar.

¿Qué piensa de que se editen las audiencias?

Se puede hacer de esas transmisiones un momento sensacional o un momento dignificador, que le recuperen la dignidad tanto al ofensor como al ofendido.

'Es mejor que confesiones no sean editadas'

Michael Lapsley, quien también participó en el Primer Encuentro Internacional de Escuelas de Perdón y Reconciliación, es un activista blanco de Suráfrica, que durante el apartheid sufrió un atentado. Es fundador y director del Centro de Recuperación de la Memoria en Suráfrica.

¿Es conveniente que se transmitan las audiencias con los paramilitares?

Las confesiones públicas pueden servir para crear un nuevo orden moral, porque el hecho de confesarse públicamente deja en claro que lo que hizo el victimario es malo.

¿Qué efectos positivos tiene para las víctimas?

Cuando se comete una ofensa, el orden moral está al revés, la culpa se le echa a la víctima: 'nosotros te estamos haciendo eso porque eres malo'. La confesión ayuda a restaurar el orden moral, el ofensor fue el malo y no la víctima.

¿Qué efectos tiene para los victimarios?

Ese proceso público va a ser doloroso para los victimarios, porque hay un elemento de vergüenza, pero es necesario para ofrecer este elemento, la base de verdad.

¿Cómo fueron los efectos de las confesiones públicas en Suráfrica?

La gran mayoría fueron positivos porque tuvimos que poner la base de verdad, porque no podemos construir la nueva nación a base de mentiras. Es muy fácil decir que los ofensores son los malos, y nosotros somos los buenos, porque es cierto que los jefes paramilitares están muy conectados en muchos niveles de la sociedad, entonces tenemos que mirar nuestra parte: quién los financió, quién los apoyó o quién nunca los encontró: esas son preguntas fundamentales que la nación tiene que enfrentar.

¿Qué piensa de que se editen las audiencias?

Es mejor que esas confesiones se muestren en vivo, que no sean editadas. En Suráfrica, en el momento de empezar el proceso de justicia y reconciliación, se dijo que se iba a hacer en privado y el país dijo que no, y por la presión del pueblo, los políticos tuvieron que cambiar esa forma.

La posición de Álvaro Uribe

Al declararse partidario de que la transmisión de las audiencias con los jefes 'paras' por televisión se hagan "en vivo y en directo", el presidente Álvaro Uribe dejó ver su desconfianza por la manipulación de esas versiones.

"En un país de libertad de prensa como éste, la prensa puede hacer las interpretaciones que quiera. Pero cuando la transmisión se hace en directo, quién hace las interpretaciones es directamente la opinión pública", dijo.

Por otra parte, aseguró que las transmisiones en directo favorecen un debate imparcial y sugirió que se han querido poner sesgos para condenar a sus amigos y librar de toda culpa a sus opositores. "No, es que mi amigo fue (donde los 'paras'), pobrecito, porque lo llevaban coaccionado, pero el amigo de Uribe fue allá por malo", dijo de manera burlona.

Sin mencionarlo, Uribe pareció referirse al polémico documento de Ralito, que según el senador Juan Manuel López Cabrales, tuvo que rubricarlo para defender su vida, mientras los aliados del Presidente son vistos como simpatizantes de los 'paras'.