Archivo

"TransMilenio no cabe por la séptima", dice Carmenza Saldías, ex directora de Planeación Distrital

"Desde una mirada técnica, (TransMilenio) ni siquiera alcanza a caber. Un ejemplo de lo que le puede pasar es el Eje de la Jiménez, que fue mutilado por TM".

28 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Eso dijo la ex funcionaria en entrevista en la última edición de la revista Semana.

Incluso, Saldías advierte que TransMilenio "destrozaría" la carrera 7a., a la que ella señala como la "única vía panorámica, histórica y emblemática que tiene Bogotá".

Además, señala que esto ya lo había advertido cuando estaba al frente de Planeación.

Se afectará el entorno urbano

Ante la pregunta de qué se debería hacer entonces, la ex funcionaria -que trabajó en los dos gobiernos de Mockus y con la alcaldía de Garzón- dice: "Por ahora se necesita que la administración haga una intervención al transporte público, lo organice por rutas, paraderos, horarios, pago único. Para arreglar la movilidad en esa vía no se requiere de una infraestructura como la de TransMilenio".

Frente a los problemas de diseño para los cruces en las calles 85, 92 y 94, Saldías dice que "cualquier solución será perniciosa y forzada, y si se hace medianamente bien, demandará millonarios recursos, con el peligro de afectar urbanísticamente la zona".

Sobre la opción de un tren ligero por la carrera séptima, dejó entrever que esa idea le llama la atención. "En París se está pensando cerrar el centro para el transporte privado, peatonizarlo y darle un sistema liviano con un tranvía. Se debe pensar en un sistema que preserve y embellezca la séptima, y no uno que la llene de concreto y la contamine con Acpm".

En uno de los apartes más ácidos de la entrevista, Saldías no ahorra ningún esfuerzo para arremeter contra el ex alcalde Enrique Peñalosa, quien ha insistido junto con su equipo de trabajo en la necesidad de hacer TransMilenio por la 7a.

"Él no usa criterios técnicos, sólo confía en lo que él llama su gran conocimiento de la ciudad y su olfato, que no es otra cosa que su enorme vanidad, soberbia y terquedad. Así como se equivocó hace años al querer poner un metro en la séptima, ahora se equivoca al querer meter TransMilenio, que es un buen sistema, pero si se implanta de forma razonable. Él es contradictorio. Ataca el carro particular, pero les da las mejores vías de la ciudad no a los peatones, sino a los buses articulados".

Por ahora se necesita que la administración haga una intervención al transporte público, lo organice por rutas, paraderos, horarios (...)".