Archivo

Confesión de un violador

CAMBIO obtuvo la grabación en la que Vicente Concha, un empresario de Barranquilla, reconoce haber violado a una joven cuando era niña.

27 de enero 2007 , 12:00 a.m.

La sociedad barranquillera está conmovida con la historia que ha contado Betzy Martínez, madre de una joven de 24 años que cuando era niña fue violada por el empresario Vicente Concha Zúñiga, hoy de 57 años. El impacto fue doble no sólo por la revelación de la historia, sino porque la señora Martínez acusó a la esposa de Concha, Marta Lucía Fernández de Castro, una reconocida oftalmóloga de la ciudad, de ser cómplice del agresor.

Concha, hasta ahora un reputado y exitoso administrador de empresas, fue presidente de la Asociación de Egresados de la Universidad del Norte, estuvo vinculado a la Organización Radial Olímpica y fue asesor de prensa de la Sociedad Oftalmológica del Caribe. Y lo más grave del caso es que hoy es señalado de haber violado también a otros menores en los últimos años.  

Antes de decidir hacer pública su tragedia, la señora Martínez acudió el pasado 11 de diciembre a la Fiscalía 38 de la Unidad de Vida de Barranquilla para denunciar a Concha. Tenía en su mano un acta de compromiso que él había firmado cuatro días antes que lo obligaba a no acercarse nunca más a su hija ni en público ni en privado. 

Pero además, y para asegurarse de que se haría justicia, aportó una grabación de una reunión en la que logró que el agresor admitiera frente a su víctima el mal que le había causado. Fue otra prueba para el expediente que abrió la Fiscalía por "acceso carnal violento en menores de edad". 

CAMBIO tuvo acceso a la grabación en la que con una voz que se quiebra por momentos, el empresario Vicente Concha hace un mea culpa y se declara dispuesto a someterse al castigo humano y divino (ver recuadro).

Tras el escándalo se desencadenó una ola de rumores sobre el paradero de Concha Zúñiga. Sin embargo, el empresario se presentó en la Fiscalía de Barranquilla el jueves en la noche, donde fue sometido a un extenso interrogatorio. 

Al cierre de esta edición Concha continuaba explicando su conducta. Como es de esperarse ahora viene una batalla jurídica entre las dos partes. La defensa del inculpado intentará probar que Concha abusó de varios menores, pero con edades superiores a 14 años. Si la Fiscalía acepta este argumento, el inculpado recibiría una pena más corta. No obstante, esto es poco probable por el peso de las pruebas que existen en su contra.