Archivo

Polo Democrático Alternativo (PDA) elegirá al sucesor de Antonio Navarro, este fin de semana

La Dirección Nacional del Polo debe elegir al nuevo Comité Ejecutivo y al Secretario General, instancias clave para avalar candidatos y pactar acuerdos para las elecciones de octubre.

26 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Luego de la euforia que dejó el éxito de la consulta interna y del Primer Congreso de Unidad, el PDA despierta hoy a la realidad de definir puntos clave que quedaron sin resolver el año pasado.

Uno de ellos el Comité Ejecutivo, en donde todos las vertientes aspiran a quedarse con la mayor representación en esa instancia que la integran 31 miembros. También tendrá que definir las reglas de juego para la elección de candidatos a las alcaldías y gobernaciones.

En el Congreso se redujeron las tensiones internas, pero estas siguen latentes. El hecho de que las decisiones se tomen por consenso, obligó a muchos a hacer alianzas impensables en el pasado, con tal de llegar a la Dirección Nacional.

Los intereses se entrecruzan hoy entre todas las corrientes que hoy conforman el PDA. "No hay un poder hegemónico y la correlación de fuerza está equilibrada, aunque persisten las discusiones internas que son normales", dijo Daniel García-Peña.

Será un duro pulso

De los tres puntos por resolver, el más neurálgico que se presenta es la elección del nuevo Secretario General.

Con Carlos Gaviria en la presidencia, la gente de Alternativa Democrática no se cambia por nadie, pero el antiguo PDI y otros sectores buscan encontrar en el sucesor de Navarro a un hombre que equilibre las cargas.

En este punto, el Polo tiene que resolver también quien ostentará la representación legal del partido.

EL TIEMPO conoció que hubo una gran molestia de Gaviria con Navarro porque esa facultad quedó en manos del secretario. El 'impasse' se solucionó cuando ambos acordaron revisar los estatutos.

Entre los más opcionados para ocupar la secretaría están García-Peña, Armando Novoa y Camilo González.

Esta semana fue intensa en la búsqueda de un acuerdo, pero todo indica que habrá que ir a una elección. "Este no es un problema de hojas de vida, sino de realidades y de acuerdos, que se llegue a un consenso que deje tranquilos a todos", dijo Novoa.

Pero eso no se logró. El pulso es duro, y nadie se compromete, al menos en público. Personas cercanas al alcalde Garzón dijeron que este apoyaría cualquier nombre que proviniera del antiguo PDI.
Unos dicen que el candidato de Gustavo Petro es García-Peña, mientras que González Posso, que sonó con opción en diciembre, ayer estaba pensando en declinar para facilitar un acuerdo.

Y será intenso el debate para escoger el mecanismo de elección de candidatos a alcaldías y gobernaciones, sobre todo en Bogotá.

Este punto es clave pues entre el Presidente, el Secretario y el Comité Ejecutivo tendrán que lograr un equilibrio para armar las listas y los acuerdos para las elecciones de octubre, y fijar las reglas del juego para los aspirantes a las presidenciales del 2010.

Estos son los más opcionados para la secretaría general

Daniel García-Peña

Comisionado de Paz entre 1995 y 1998. Profesor de Historia de la U. de Los Andes y de Ciencia Política de la Nacional. Director de Planeta Paz. Fue vicepresidente del PDI y coordinador político y jefe de debate de la campaña a la alcaldía de Luis Eduardo Garzón en el 2003.

Aarmando Novoa

Abogado laboralista. Hizo parte de los miembros que redactaron la Constitución de 1991. Es el actual director Ejecutivo de Plural Corporación de Estudios Constitucionales. Está en el Polo desde sus inicios y fue el gerente de la campaña presidencial de Lucho Garzón en el 2002.

Camilo González Posso

Ex ministro de Salud del gobierno Gaviria. Es el director del Instituto para el desarrollo y la Paz, Indepaz. Fue promotor del Mandato Ciudadano por la Paz en la actualidad es el director de Indepaz. Hoy está dedicado a actividades académicas.

María Emma y Angelino todavía no se deciden

En el Polo comenzaron a rondar las preocupaciones por encontrar la fórmula que le permita mantener la Alcaldía de Bogotá, que está en sus manos con Luis Eduardo Garzón. Estas preocupaciones son internas y externas.

En el primer caso, la indecisión de María Emma Mejía y el gobernador del Valle, Angelino Garzón, no ha permitido que se aclare el panorama.

El único que ya tomó la decisión es Samuel Moreno, a quien le interesa que se defina y que se fije lo más pronto posible la fecha de la consulta interna, si no hay consenso. Claro que Moreno le está apostando también a conseguir el apoyo alrededor de su candidatura y está en una fuerte campaña al interior del Polo.

Mejía no ha tomado una decisión al respecto, y no es muy claro si aspirará o no.

Entre tanto, Angelino Garzón tiene serias dudas. Unas de tipo legal, y otras de cálculo político, pues no se sabe el costo que tendría que pagar por dejar la gobernación. Además, en el Polo hay quienes le mandan razones para que aclare si hace parte o no del partido, pues aunque tiene delegados que no se pierden reunión de la Mesa de Unidad, el gobernador del Valle no se decide.

En el campo externo, el alcalde Garzón, de quien todos esperan un guiño, sus amigos dicen que se marginará de la consulta, pero al mandatario capitalino si le preocupa la alianza entre Enrique Peñalosa y Germán Vargas Lleras.

Por esto, no se descarta una alianza con el Partido Liberal, que hoy no tiene un candidato en el horizonte. De hecho hay fuertes rumores en el sentido de que el ex presidente Ernesto Samper ya habría hablado del asunto con Lucho Garzón y Samuel Moreno.

CARLOS A. CAMACHO MARÍN
REDACTOR DE EL TIEMPO