Archivo

Opinión / Garzón no le pedalea a la ciclovía

2,5 millones de ciudadanos en promedio se congregan cada domingo o festivo en las Ciclovías de la capital para adelantar actividades deportivas y de esparcimiento recreativo.

26 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Con el fin de facilitar las obras de TransMilenio (TM) en la Avenida Suba y en la Norte Quito Sur (NQS), el alcalde mayor Luis Eduardo Garzón decidió cerrar la ciclovía en la Avenida Boyacá desde la calle 80 hasta la 134 y en la carrera 30 desde la calle 26 hasta la Autopista Sur.

Varios meses después de finalizadas las mencionadas obras, la ciclovía continúa cerrada en estos dos tramos y al parecer la Administración Distrital no tiene ningún interés en reabrirlos.

¿Será que Luis Eduardo Garzón aprovechó las obras de TransMilenio para recortar la ciclovía, evitar algunos trancones y así hacerle más cómoda la vida a quienes se movilizan en carro?

El Día sin Carro, el 'Pico y Placa', la ciclovía dominical y todas las medidas que se han implementado en Bogotá para restringir el uso del vehículo particular, son aplaudidas hoy en día por todos los gobernantes de izquierda en Europa.

Es paradójico que un alcalde de izquierda sea quien cierre la ciclovía, tal como lo viene reclamando desde hace varios años un sector de la elite bogotana.

En una reciente entrevista a este diario, Luis Eduardo Garzón afirmó que es amigo del modelo de ciudad que desestimula el uso del carro particular. Desafortunadamente en este caso las palabras del alcalde no se traducen en hechos concretos.

Cerrar la ciclovía para evitar algunos trancones es una decisión marcadamente elitista, que no corresponde a un gobierno que se proclama defensor de los más pobres.

El pasado 8 de enero la Administración Distrital decidió cancelar la ciclovía para facilitar el plan retorno durante el primer puente festivo de 2007.

Esto demuestra que para el alcalde Luis Eduardo Garzón es más importante facilitar el desplazamiento de quienes regresaron a Bogotá después de las vacaciones de fin de año, que la recreación de quienes solamente pudieron salir a pasear por la tradicional ciclovía.

Quienes disfrutamos de la ciclovía debemos impedir que el alcalde Luis Eduardo Garzón Garzón desmonte este lugar de encuentro en el que semanalmente se evidencia la prioridad que tenemos los ciudadanos sobre los automóviles en Bogotá.

La lógica indica que un gobierno de izquierda en lugar de cerrar la ciclovía debería ampliarla y promoverla, así se opongan algunos influyentes bogotanos.

JUAN CAMILO MACÍAS A.
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
pedaleatuciudad@gmail.com.
[*]Juan Camilo Macías es director de la Fundación Pedalea tu Ciudad.