Archivo

Noche de alta tensión entre el ex presidente César Gaviria y el ex candidato Horacio Serpa

Dos roces tuvieron los líderes políticos en casa del senador liberal Juan Fernando Cristo, donde hubo reclamos por el retiro del senador Juan López Cabrales y por la jefatura única del partido.

25 de enero 2007 , 12:00 a.m.

En el primer roce, Serpa dijo que estaba contento con el respaldo que inicialmente Gaviria le había dado al senador López, cuya firma apareció en el documento secreto de Ralito.

Pero, añadió Serpa, también quedó muy preocupado con la "encerrona" que le hicieron el martes pasado para que se apartara del partido, mientras la Corte Suprema resuelve su caso en el escándalo de la 'parapolítica'.

Gaviria, quien no pudo ocultar su molestia, le respondió diciendole que cómo le decía eso y le recordó que en pleno escándalo, el único que salió a respandar al senador en los medios fue él y no precisamente Serpa.

Gaviria, aprovechó que el senador López llegó ese momento a la reunión para pedirle que él presentara la versión de los hechos. López, como alumno juicioso, dijo que no había recibido presiones y que solo había escuchado sugerencias para retirarse de Cristo, Rafael Pardo y Mario Salomón Nader.

El foco de la tensión se concentró entonces en Rodrigo Rivera, quien fue el primero en pedir públicamente que López se retirara del partido, sin consultarlo con sus colegas.

Piedad Córdoba no tuvo tapujos para decir que Rivera le debía una explicación al partido por salir a hablar de esa manera, y otra al país para aclarar la forma como financió su última campaña.

El segundo roce

El segundo round entre Serpa y Gaviria se presentó antes de la medianoche, cuando los liberales discutían las reglas de juego para el próximo congreso liberal, donde se definirá quién se queda con el partido.

Serpa fue a la carga y le preguntó a Gaviria si estaba interesado en seguir como jefe único de la colectividad, y a renglón seguido reiteró que a él le gustaba la dirección colegiada.

El ex candidato dijo, además, que lo estaban "embolatando" y "engañando" con algunas resoluciones expedidas para convocar el Congreso, pues cuando se las entregaban para su estudio, ya estaban firmadas y ejecutadas.

Gaviria no se aguantó el vainazo y dijo a los asistentes que si el partido no estaba de acuerdo con su jefatura, él no tenía problema en irse.

De inmediato, Camilo Sánchez, Cecilia López y Mario Salomón Nader, salieron en defensa de Gaviria y le pedieran que se quedara.

A Serpa le programaron una reunión para explicarle la forma como se está convocando el Congreso y él, finalmente, se sumó a respaldar la jefatura de Gaviria.

La reunión terminó después de las 12. Para algunos fue muy tensa. Para otros, sirvió para limar asperezas.

Serpa está pensando en la Gobernación de Santander

El ex candidato presidencial Horacio Serpa dijo ayer que no está de candidato a la Gobernación de Santander, pero admitió que está pensando en esa posibilidad.

"Me parece una propuesta muy respetable. No puedo más que pensarlo. Hay tiempo suficiente para hablar con varios amigos", dijo Serpa.

La propuesta surgió de dirigentes liberales y de otros grupos políticos de ese departamento que ven en Serpa la mejor opción.

"El directorio le ha pedido que se lance. Una forma de recuperar el poder nacional es reconquistando el poder regional", dijo Hugo Serrano.