Archivo

Ryszard Kapuscinsky, fallecido ayer, fue uno de los maestros del periodismo moderno

El periodista y ensayista, autor de libros como 'Ébano', 'El Sha' y 'La guerra del fútbol', falleció a los 75 años en Varsovia (Polonia).

23 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Después de ser sometido a una complicada operación el sábado pasado, tras sufrir una grave enfermedad, el destacado escritor y reportero Ryszard Kapuscinski falleció ayer, en Varsovia, a los 75 años de edad.

Kapuscinski, premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en el 2003, fue uno de los grandes maestros del periodismo moderno, defensor de la ética en esta profesión y el autor polaco más traducido y publicado en el extranjero.

En los últimos años, el autor -que visitó Colombia en el 2004 con motivo de la Feria del Libro de Bogotá- fue un candidato recurrente al Premio Nobel de Literatura.

Escritor y reportero, Kapuscinski nació el 4 de marzo de 1932 en Pinsk y era licenciado en Historia. Con 17 años se inició dentro del periodismo en la revista Hoy y mañana, pero se forjó en la agencia de noticias polaca PAP, para la que trabajó de reportero durante 30 años (1958-1981).

Durante ese tiempo fue testigo de infinidad de acontecimientos mundiales como los numerosos cambios políticos de países, desde Angola hasta el antiguo Zaire (hoy República Democrática del Congo).

Asimismo, cubrió la llegada de la descolonización y la consiguiente independencia en el Tercer Mundo, además de hechos históricos como la caída del régimen democrático chileno o la revolución iraní. En su dilatada carrera presenció 27 revoluciones, vivió 12 frentes de guerra y fue condenado en cuatro ocasiones a ser fusilado.

Cansado de la censura polaca, a partir de los años 80 empezó a colaborar con periódicos y revistas internacionales, como The New York Times o Frankfurter Allgemeine Zeitung, a la vez que se introducía de lleno en el campo literario a través del gran reportaje.

El que fue elegido en 1999 mejor periodista polaco del siglo XX publicó una veintena de libros. Se estrenó como autor con Bus po polsku (1962), pero el primero de importancia fue El emperador (1978, en español en 1989), sobre la caída del trono de Haile Selassie en Etiopía en 1974.

Al título anterior siguieron, entre otros, El Sha o la desmesura del poder (1987), Lapidarium (1990), La guerra del fútbol (1992), y Ébano (1998), (ver más sobre su obra en el recuadro).

En el acta del jurado que le concedió el Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, se destacó que se le otorgaba el galardón "por su preocupación por los sectores más desfavorecidos y por su independencia frente a presiones de todo signo...".

La frase del viajero

"La dimensión humanística del periodismo es tratar de hacer el mundo más comprensible, porque si nos comprendemos somos menos enemigos, si nos conocemos estamos más cerca el uno del otro".

Desde Varsovia

Dentro de su labor, Ryszard Kapuscinsky fue muy cercano con la Fundación para un Nuevo Periodismo Latinoamericano. Allí dictó varios talleres sobre crónicas y reportajes.

Con ellos publicó el libro-taller de la Fundación para un Nuevo Periodismo Latinoamericano (FNPI, 2004).

La mayoría de su obra es una combinación de la gran historia con la pequeña que afecta a cada individuo, un análisis fino y pormenorizado de hechos y reflexiones.

En el 2004 expuso en España una muestra fotográfica propia titulada 'África en la mirada', una selección de cuatro décadas de viajes por el continente negro que reveló una faceta suya menos conocida.

Varsovia
Con EFE.-