Archivo

El maíz ha subido 46 por ciento en un año, debido al aumento de demanda en E.U. para producir etanol

En el mercado mundial se prevé la reducción de inventarios y una menor producción mundial.

19 de enero 2007 , 12:00 a.m.

En los últimos diez años el precio FOB (puesto en puerto de despacho) del maíz se ha incrementado en 108 por ciento, al pasar de 88,44 dólares la tonelada a 183 dólares en este mes de enero.

Sin embargo, una de las alzas más fuertes del grano ha sido de 46 por ciento durante el último año, pues en enero del 2006 estaba en 125 dólares.

Tal aumento en el precio habría hecho subir los costos de producción del sector pecuario, especialmente la avicultura, pero no hay sido así, pues, precisamente, la devaluación del peso colombiano frente al dólar ha facilitado que dichas importaciones de materias primas no se encarezcan de forma vertiginosa.

Pero ¿cuáles han sido los motivos para que se presente esta situación? "Hay varios", dijo un analista de la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales y Leguminosas (Fanalce).

"El fenómeno se debe al incremento de la demanda del cereal para la producción de etanol en Estados Unidos, las expectativas de producción de las cosechas en los países cultivadores y la reducción de inventarios disponibles en el mundo", explicó.

Es de destacar que la situación de este cereal en Estados Unidos incide en la economía agrícola colombiana, pues importó en el 2005 el 87 por ciento del maíz que consume, índice que se incrementó a 90 por ciento en el 2006.

Maíz, para etanol en E.U.


El primero, sin duda, es uno de los que más pesa para el incremento del precio, pues los agricultores estadounidenses tienen en la mira satisfacer la demanda del programa E85 (mezcla de 85 por ciento de etanol y 15 por ciento de gasolina) con destino al sector automotor de ese país, que se compone de 220 millones de autos que consumen anualmente algo más de 3.000 millones de barriles de gasolina.

Para satisfacer la sed de las destilerías que producen el etanol se demandará muho más maíz y, de paso, hará reducir la oferta mundial del cereal y mantendrá el precio con tendencia al alza, pues el etanol se produce a partir de la fermentación del almidón de maíz.

Así, en las cuentas del departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) se estima que para la producción del biocombustible se requirieron 15,9 millones de toneladas de maíz de la cosecha del año 2000, cifra que pasó a 30,4 millones en la cosecha del 2003 y 38 millones en la del 2005.

La cifra siguió incrementándose a 54,6 millones de toneladas en el 2006.

Según el Usda, la demanda podría ser aún mayor, a no menos de 80 millones de toneladas para la cosecha de este año 2007, ya que en Estados Unidos siguen construyéndose destilerías.

Fenalce considera que todos los factores anotados podrán fortalecer la agricultura colombiana, pues el sector pecuaria del país, especilmente la avicultura, seguirá necesitando el cereal.

Igualmente, permitirá que siga en marcha el proyecto de maíz sembrado en las calles de los cultivos de café.

Bajarán cosechas e inventarios

Otros puntos que analizó Fenalce, que inciden en el precio del maíz, son las perspectivas de cosecha y los inventarios mundiales.

Según el Usda, los resultados de la cosecha de maíz 2006/2007 no permiten prever que el precio internacional disminuya, por el contrario, continuará su tendencia alcista, la mayor registrada en los anteriores diez años y mayor a la registrada en enero de 1996, cuando el valor de la tonelada inició ese año en 186 dólares FOB.

Las proyecciones del Usda estiman una producción mundial de 692,89 millones de toneladas para 2006/2007, 2,33 millones menos que la cosechada en el ciclo 2005/2006.

Por su parte, los inventarios de maíz en Estados Unidos representarán el 26 por ciento del total mundial, unas 92,74 millones de toneladas, cuando en el año anterior representaron 40 por ciento.

Frente al consumo mundial del grano, que crece a un ritmo de 3,5 por ciento anual y que será de 725,77 millones de toneladas, se prevé un déficit de 33 millones de toneladas de maíz en el mundo.

JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ
REDACCIÓN ECONÓMICA