Archivo

Opinión: El por qué de la ponencia negativa al cupo de endeudamiento

Endeudar la ciudad para tapar huecos no es la mejor estrategia. ¿Pero cómo no hacer algo?

19 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Por eso, como ponente del cupo de endeudamiento, todo el tiempo solicité que los recursos se invirtieran en los barrios bogotanos y no en la Malla Vial Principal, que históricamente siempre ha tenido mayor inversión.

Solo que la Administración Distrital insistió para que un poco más de la mitad del cupo endeudamiento se le asignara al Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) para Vías Principales e Intermedias.

Entonces, es ahí donde no nos ponemos de acuerdo, porque las vías más abandonadas son las de los barrios, tarea que debe desarrollar la recientemente creada Unidad de Mantenimiento y Rehabilitación que va a reemplazar a la extinta Secretaría de Obras Públicas y no el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU).

De otra parte, darle mas recursos al IDU, sería no tener en cuenta que ya hay recursos para la Malla Vial Principal e Intermedia que se van a comenzar a ejecutar este año con la Fase III de TransMilenio (TM), con los recursos del impuesto de valorización y con las reservas presupuestales que superan los 400 mil millones de pesos del año anterior.

No sé cómo el Instituto de Desarrollo Urbano pueda pelear más presupuesto, cuando en un derecho de petición del pasado 27 de diciembre, nos responde implícitamente que se necesita es intervenir los barrios, y afirma que la capital tiene poca Malla Vial Intermedia, lo que ha ocasionado que el transporte público, incluidos los buses de las rutas alimentadoras, se hayan tomado las vías locales, deteriorándolas ostensiblemente.

Tampoco comparto, que en su propia página de Internet esta entidad distrital reconozca que para el año 2007 no adelantará ninguna obra del grupo 1 de valorización del año 2005, por la complejidad de la actividad de la construcción, sino que se va a dedicar a cobrar un monto aproximado de $485.974.434.006 correspondientes a estas obras, es decir, no ejecutará obras, pero sí cobrará por ellas.

Adicionalmente, se encuentra que hay un rezago de 8 obras, financiadas por los recursos del impuesto de valorización de los años 1995, 2001 y 2003, que a estas alturas aún no se ejecutan.

Dichas intervenciones viales serán reveladas mañana domingo en la plenaria del Concejo, que tratará este tema por tercera vez en lo que va corrido del año.

Así las cosas, con esos antecedentes, no tiene mayor lógica y presentación darle recursos del cupo de endeudamiento al Instituto de Desarrollo Urbano.

La opción sería invertirlo en los barrios, teniendo en cuenta, que de los 7,719,60 kilómetros que comprende la Malla Vial Local de la ciudad, el 63,40 por ciento se encuentra en mal estado; de lo que no se escapa ninguna de las localidades.

Las estadísticas las encabeza la localidad de Bosa con el 66.34 por ciento, le siguen San Cristóbal con 64.12 por ciento, Usme con 61.99 por ciento, Ciudad Bolívar con 59.52 por ciento y Kennedy con 56.31 por ciento.

Pero más allá de estas consideraciones, lo cierto es que los 362 mil millones de pesos no significan mayor aporte frente a un problema que vale más de 7 billones de pesos.

Por eso, en la ponencia se le plantea al alcalde Luis Eduardo Garzón por parte también de mis colegas Luis Fernando Olivares y Carlos Orlando Ferreira, que presente al Concejo y a la ciudad una estrategia a largo plazo, que provea recursos permanentes para atender esta problemática que requiere mantenimiento periódico.

Seguramente hubiera sido mas lógico haber elaborado primero la estrategia y luego solicitar al Concejo el cupo de endeudamiento.

CARLOS ALBERTO BAENA L.
CONCEJAL DE BOGOTÁ
* Cabildante de la capital por el Movimiento Mira.