Archivo

Reducir robos a personas es la prioridad de la Policía en Bogotá para el 2007

Este es uno de los puntos del plan de seguridad anunciado por la entidad, que busca hacer más visible la presencia de los uniformados. La alcaldía invertirá 92 mil millones de pesos en este rubro.

19 de enero 2007 , 12:00 a.m.

El robo a personas creció el año pasado un 6,6 por ciento en comparación con el 2005, y es motivo de preocupación para el alcalde Luis Eduardo Garzón y el general Daniel Castiblanco, comandante de la Policía Metropolitana.

Por esa razón, el primer punto del plan de trabajo contempla la construcción de 16 Centros de Atención Inmediata (CAI) en igual número de puntos considerados críticos por la presencia de la delincuencia común.

Pero además de esas estaciones, la institución pondrá en marcha este año los 20 CAI móviles, es decir, patrullas dotadas con equipos de radiocomunicaciones que cumplirán la misma función de un CAI fijo, con la ventaja de que pueden ir de un lugar a otro.
Reforzarán área de inteligencia

La tercera estrategia consiste en fortalecer las labores de judicialización de los detenidos, por lo que se reforzará la seccional de Policía Judicial (Sijín), que se encarga de apoyar las investigaciones que realiza la Fiscalía.

El año pasado, la institución tuvo grandes problemas a la hora de buscar una pena para los autores de delitos como robo de carros y residencias en Bogotá.

Todo porque, además de las ventajas que ofrece el actual sistema penal acusatorio, la Policía carecía de personal suficiente para recopilar pruebas e información en contra de los detenidos.

Ahora, la institución buscará robustecer con más hombres ese cuerpo para evitar al máximo que ocurra lo del año pasado, cuando los integrantes de más de 80 bandas de delincuencia común fueron dejados en libertad por los jueces, entre otras razones, por falta de pruebas contundentes.

El cuarto punto del plan contempla la vigilancia rural de Bogotá, concretamente en la localidad de Sumapaz, pues labores de inteligencia han detectado la presencia de grupos subversivos en esa zona del extremo sur de la ciudad.

El general Castiblanco explicó que la idea es tener allí un fuerte de carabineros en el primer trimestre del 2007.

La quinta estrategia no tiene que ver con la seguridad ciudadana, sino busca detener el creciente tráfico de especies flora y fauna en vía de extinción.

De allí que el documento plantee el fortalecimiento de la Policía Ambiental, que tiene a su cargo la vigilancia de los cerros orientales y los humedales capitalinos.

En el sexto punto, la Policía se propone capacitar a sus uniformados en toda clase de temas, entre ellas el turismo, dada la buena imagen de la ciudad en la prensa internacional y los visitantes del extranjero que cada día llegan a conocer a Bogotá.

La séptima estrategia contempla el fortalecimiento de las redes de apoyo con los vecinos en los diferentes barrios, y el octavo fija el desarrollo de programas de seguridad junto con Cundinamarca.

Por último, la Policía está a la expectativa de la entrada en operación del 123, a mediados de abril, que unificará en ese número todas las líneas de emergencia.

La alcaldía de Luis Eduardo Garzón ha incrementado notablemente el presupuesto destinado a seguridad en los tres años que lleva al frente de Bogotá. Pasó de invertir 48.774 millones de pesos durante el 2004, a 92 mil millones en el 2007.

Este año, la mayor parte de esa inversión, casi 66 mil millones, será destinada a mejorar los medios de transportes e infraestructura de las autoridades.

Garzón, en su balance del 2006, dijo que este año se dejará firmado un Plan Distrital de Seguridad 2007-2017, con el fin de darle una continuidad a sus políticas en esa materia.

  • 12.660 robos a personas fueron denunciados en Bogotá durante el 2006.
  • 7.387 lesiones comunes o peleas callejeras fueron atendidas en Bogotá durante el 2006, es decir, crecieron 11,9 por ciento frente al 2005.