Archivo

Carro bomba en instalaciones de Nestlé afecta principalmente a 1.400 empleados

La planta en El Doncello, donde se procesaban 70 mil litros diarios de leche, de los 270 mil que compra la empresa en el Caquetá, fue cerrada luego del ataque.

18 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Según la Policía, presuntos guerrilleros de las Farc entraron en un campero, a las siete de la noche del miércoles, hora en que llegan los proveedores a dejar la leche. "Estrellaron el carro contra una cantera; se incendió y sus ocupantes salieron gritando que era una bomba", dijo un empleado.

Según el coronel William Urrego, comandante encargado de la Policía de Caquetá, todos los indicios apuntan a las Farc. Nestlé, a través de un comunicado, dijo desconocer quién y por qué atentó contra la empresa, que opera en Colombia desde hace 63 años y tiene 7.500 proveedores y 14.000 empleados.

Manuel Pozo Quiroz, un ingeniero de 42 años que intentó apagar el campero en llamas con un extinguidor, sin saber que se trataba de un carro bomba, fue el único herido del atentado, en el norte de Caquetá.

Pozo, quien trabajaba en la construcción de una planta de aguas residuales que sería inaugurada el próximo lunes, perdió su brazo izquierdo.

"Hay varios grupos armados operando en esta difícil zona de Colombia. Las autoridades están en las investigaciones del caso", aseguró Nestlé.

Hernando Giraldo, presidente del sindicato en Caquetá, dijo que estos actos también afectan a 2.860 campesinos que le venden leche a la empresa, en una región golpeada y estigmatizada por el conflicto.

Nestlé es una de empresas que han seguido trabajando en el departamento, pese a los problemas de orden público.

JORGE E. QUINTERO
Corresponsal de EL TIEMPO
FLORENCIA