Archivo

Desfile de Nuestra Señora de la Esperanza Macarena, sin curas por Expoerótica en la Feria

El padre José Pablo Escobar, capellán de la Plaza de Toros de Manizales, donde terminó el desfile como abrebocas al Festival Taurino, tampoco asistió a la procesión.

11 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Por primera vez en el medio siglo de historia de la Feria de Manizales, el desfile, uno de los actos más tradicionales del certamen, no contó con la presencia de la Iglesia Católica local.

Por orden del arzobispo de la ciudad, monseñor Fabio Betancur Tirado, la institución religiosa se marginó de todas las actividades de la Feria por la realización de Expoerótica, una muestra comercial de 'juguetes sexuales' y entrenimiento basado en el comportamiento primario del ser humano, la sexualidad.

La ausencia del clero no deja de ser un contrasentido, pues más allá de ser otra más de las presentaciones de las candidatas al 36 Reinado Internacional del Café, el desfile de la Macarena es una procesión que se supone siempre debe ser encabezada por el máximo jerarca de la Iglesia en Caldas.

Gerente en lugar de obispo

Precisamente, el lugar que debía ocupar el arzobispo fue ocupado por el gerente del Instituto de Cultura y Turismo, Gilberto Cardona Rodas, quien renunció durante la polémica que se desató tras las declaraciones del prelado en contra de la feria de la sensualidad.

Ni un solo sacerdote estuvo en la procesión. La estatua de la Virgen Macarena, que permanece en la Parroquia del barrio La Sultana, fue custodiada solamente por los integrantes de la cofradía de la imagen religiosa en Manizales, pero no se vio ni un solo cura.

Lo más cercano a la presencia de la Iglesia, fueron algunas monjas que se asomaron entre el público, cerca de la Catedral de Manizales, para ver el paso de la patrona religiosa.

MANIZALES