Archivo

Ruby, 'la astrología para saber el futuro'

Con una voz muy amable, Ruby Díaz contestó el teléfono de su consultorio en Bogotá, para contar un poco acerca de las supersticiones que tiene la gente a principios de año y por qué van a consultarla.

11 de enero 2007 , 12:00 a.m.

 Mucha gente consulta astrólogos para saber cómo va a ser el año próximo y que tanta suerte tienen para el amor y el dinero. A estas consultas asisten todo tipo de personas y de todas las edades.

"Siempre preguntan como les va a ir en el trabajo, como van a estar económicamente, pero especialmente por el dinero y el amor." Asegura Ruby.

Ella ha estudiado varias áreas de las ciencias ocultas, entre ellas sabe leer también el tarot.

"He estudiado varias cosas entre ellas tarot, pero me gusta más la astrología".

Los precios para consultar un astrólogo, en este caso Ruby, arrancan en 80 mil pesos. Pero si es solo una leída de tarot, cobra entre 30 y 40 mil pesos.

El trabajo de ella consiste en estudiar la posición de los astros y a partir de esto definir elementos sobre la personalidad, salud y la profesión. Con todo esto hace la carta astral o el horóscopo. Pasa gran parte de su tiempo frente a un computador.

"Mi trabajo se hace en el computador, donde veo la efemérides que muestra el movimiento de los planetas. Eso lo hace la Nasa",  afirma.

Las personas buscan que los asesoren en posibles rituales que se puedan hacer para recibir el año nuevo, pero en este caso, en la astrología hacen un trabajo más numérico, que consiste en pronosticar el destino.

"El astrólogo da una cosa más matemática. La clientela es un poco mas selecta y culta y no vienen precisamente por rituales" dice.

Según ella, los astrólogos se diferencian de los brujos en que los primeros hacen rituales para hacerle el mal a la gente, mientras que los astrólogos interpretan a través de los astros.

Un ritual que ella aconseja para terminar el año es hacer un muñeco de trapo pequeño (como un año viejo) y rellenarlo con hierbas aromáticas e inciensos. A las doce de la noche se queman en una bandeja metálica agregando un papelito con las cosas malas que le hayan pasado y en otro hacer peticiones de cosas buenas que quiera tener el próximo año.

"Este ritual es muy bonito al momento de oler el contenido de el muñeco" asegura.

Malely Linares
Carolina Ocampo
Código VII