Archivo

Columna Abierta / A William Sierra

Por Pedro Pablo Salas, Concejal de Tunja.

09 de enero 2007 , 12:00 a.m.
William Sierra Agudelo terminó sus estudios de economía en la Uptc. Estudió de noche, lo que quiere decir que es un hombre de cuna pobre. Es disciplinado y frente a los negocios actúa sin piedad. Invierte su capital privado en varios negocios, y con la misma intensidad le propuso al alcalde de Tunja, Benigno Hernán Díaz, varias inversiones con los recursos del municipio, incluyendo el polémico empréstito de 12 mil millones de pesos. Este funcionario es un burócrata que ha trabajado con varias administraciones. De allí que su éxito personal no este exento de su buen olfato y del conocimiento de los estados financieros del municipio. Aunque haya participado en varios de los malos negocios que han hecho administraciones pasadas, el repunte de proyectos con los cuales termina el año 2006, lo colocan como un funcionario habilidoso, utilizando muy bien el estado de éxtasis permanente de su jefe, y unos concejales iletrados, que le pupitrean todo. El líder de esa escuadra es Fabio Martínez, que sabe más de mañas que el mismo Mefistófeles.

De esta forma se le entregó el 58 por ciento de la plaza de mercado a una unión temporal, que de mercadeo y de plazas no sabe nada, excluyendo de paso a los comerciantes actuales, sus verdaderos dueños, que no se mencionan por ninguna parte del contrato. Otro gran negocio fue la constitución de una sociedad por acciones que se encargará del manejo de las basuras en Tunja. Este negocio deja un ingreso anual de cuatro mil millones de pesos, es altamente rentable. Ahora, el 70 por ciento pertenece a particulares obligándose el municipio a invertir en el 30 por ciento sin que se sepa cual será el beneficio para este. Por ninguna parte aparecen los usuarios como accionistas aunque la ley obliga a que sean los primeros en ser tenidos en cuenta. Va el proyecto de la terminal y el frigorífico, en los que ya se puso la primera piedra. Es decir, el municipio comprará los predios con el empréstito, que luego entregará a los privados para que se lucren. Y hay mucho más.