Archivo

Por las calles de Cali quedan esparcidas, todos los días, unas 150 toneladas de basura

Eso produjo un guayabo generalizado entre los caleños, después de la Feria decembrina que terminó hace 8 días. La empresa oficial de aseo, Emsirva, no tiene suficientes vehículos para la recolección.

08 de enero 2007 , 12:00 a.m.

La semana pasada, habitantes de algunos sectores cerraron vías con basuras para presionar una solución. Y en algunos barrios hay choques entre vecinos porque se sacan bolsas a deshoras.

El gobernador Angelino Garzón elevó la temperatura de las discusiones sobre el tema cuando denunció una estrategia para desaparecer a Emsirva, intervenida desde octubre del 2005 por la Superintendencia de Servicios Públicos. Y se ofreció a manejarla.

Puso como ejemplo que había ofrecido un crédito de 3.000 millones de pesos, a través del Instituto Financiero del Valle (Infivalle), para el parque automotor, y no se veían respuestas.

La crítica recayó en la superintendente de Servicios Públicos, Evamaría Uribe, quien advirtió un ánimo político y defendió la gestión.

Un negocio millonario

El alcalde Apolinar Salcedo, quien no maneja Emsirva pero debe enfrentar el descontento de la ciudadanía, se sumó a la idea del Gobernador de que se devuelva la empresa a la ciudad.

De por medio está un negocio por la recolección de medio millón de clientes. También la disposición final, que ha estado a cargo de Emsirva y está en proceso de licitación. "Recibimos una empresa en crisis y se han adoptando medidas de orden estructural. Pero no vemos ambiente para renegociar la convención colectiva", dijo Uribe.

La cartera morosa supera los 20.000 millones de pesos y el pasivo pensional suma 54.000 millones, con un saldo por amortizar de 21.000 millones hasta el 2024, según la Superintendencia.

Varias veedurías dicen que lo de Emsirva es una consecuencia de haber estado administrada por grupos políticos. La Superintendencia dice que hay ahorros y mayor eficiencia, pero falta una 'cirugía'.

De 900 empleados se debe pasar a 450. La presidenta del Sindicato, Luz Helena Góngora, sostiene que "a los trabajadores se les quiere cargar el lío. Pero falta claridad sobre qué es lo que se pretende...".

A Emsirva le faltan 51 carros recolectores. Tiene 22, la mayoría con más de 15 años de servicio, y 38 alquilados. Sin embargo, el Sindicato advierte que algunas montañas de basura son regadas en las mañanas con la intención de aumentar el caos.

Ante una protesta en diciembre en el centro, la Gobernación y la Cámara de Comercio asumieron temporalmente la recolección en esa zona. Pero la falta de civismo a veces les gana.

Contrapunteo por manejo del aseo

La superintendente, Evamaría Uribe, y el gobernador, Angelino Garzón, distanciados por la crisis de las basuras.

"Hemos invitado al Gobernador al comité de seguimiento de Emsirva, donde se plantean las alternativas y medidas para sacar de la crisis a la empresa, pero él no ha asistido. Se necesita que los empleados renegocien su convención porque sino Emsirva no será viable".

"El Gobierno es quien debe responder por el deterioro del servicio de recolección y tratamiento de basuras porque Emsirva está intervenida desde hace más de un año por la Superintendencia. Les pido a los ciudadanos que sumemos esfuerzos por la limpieza de Cali".

CALI