Archivo

En Barranquilla, hoy se reinician las audiencias a 'paras' acogidos a la Ley de Justicia y Paz

A las 8:00 a.m., en el piso 13 del Edificio Rodrigo Lara Bonilla en el centro de la ciudad, Wilson Salazar Carrascal, alias 'El Loro', continúa la versión libre ante el fiscal 10 Hugo Carbonó Ariza.

08 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Salazar ya había sido escuchado el pasado 14 y 15 de diciembre y reconoció haber participado en dos crímenes en el sur del Cesar en donde operaba el Bloque Julio César Peinado.

En ese entonces dijo: "Le pido perdón a los familiares de las víctimas. Ya dije toda la verdad que tenía que contar. No tengo más nada que hablar".

Reconoció su participación en varios crímenes en el año 2000 en municipios del sur del Cesar.

Uno fue el de José Luis Piña en la vía comunica a los municipios de Aguachica y Gamarra, y por el cual un Juzgado Especializado de Valledupar lo condenó a 19 años de prisión. Este caso está en apelación, según explicó su abogado defensor Ludwing Gerardo Prada Vargas.

Y el otro hecho es el de la candidata a la Alcaldía de San Alberto, Aida Cecilia Lazo Gemade. En este atentado también murió la hija de la dirigente, Cindy Paola, de 13 años.

Además, de acuerdo con el abogado Prada, Salazar anunció el reconocimiento delitos como porte ilegal de armas de uso oficial, falsedad en documento público cuando obtuvo otra cédula con un registro civil falso, y fuga de presos de la Cárcel Municipal de Aguachica.

Alias 'El Loro', quien permanece recluido en la cárcel de Urrá (Córdoba), negó haber participado en una masacre de 4 personas en el Carmen de Bolívar en el año 2000 y rechazó acusaciones de 9 víctimas que rindieron versión libre a través de cuestionarios escritos.

Se mantuvo en su posición que, durante los 12 años que hizo parte de las autodefensas del sur del Cesar,  no ocupó mando alguno en el Bloque Julio César Peinado, que era comandado por Juan Francisco Prada, alias 'Juancho Prada', y 'Mauricio'.

Ese bloque se desmovilizó el pasado 4 de marzo en el corregimiento de Torcoroma, municipio de San Martín (Cesar).

Salazar contó que se acogió a la Ley de Justicia y Paz porque "alguien oró con él y lo convenció".

Agregó que "este es un proceso que muestra claramente que Dios es quien quiere salvar a la tierra colombiana de tanta violencia y sangre derramada. Es propósito de Dios que las personas se arrepientan de las maldades cometidas y se les llene el vacío a las víctimas, no solo reparándolas sino sanándolas espiritualmente".

'Solo hubo enunciados'

"Lo que se hizo ahora fue enunciación de hechos", explicó el 15 de diciembre al terminar del segundo día de la versión libre el fiscal Carbonó.

Según el funcionario, a Salazar se le ilustró sobre los beneficios que se iba a ganar y también los requisitos que debía cumplir para ganarse esos beneficios; se le advirtió sobre las causales legales de pérdida de los beneficios, y que se de trata de un proceso de sometimiento voluntario donde podrá confesar los hechos en donde haya participado.

"Y se le advirtió el derecho de no autoincriminarse (declarar contra él mismo, ni contra sus familiares), pero como es un proceso donde se viene a confesar en un procedimiento distinto al ordinario, Wilson Salazar estuvo consciente en todo momento que debía no tener en cuenta esa garantía para confesar y ganarse el beneficio", señaló el fiscal.

Agregó que "la confesión debe ser completa, clara y veraz para ganarse el beneficio. Si oculta o la da incompleta puede perder el beneficio, si se comprueba que lo hizo intencionalmente. En la versión se le garantiza el debido proceso el derecho a estar representado por un abogado".

En cuanto a la participación de las víctimas para la etapa que se cumple desde hoy, el fiscal Carbonó explicó que a través de un abogado si lo tienen, o de un que le asigne la Defensoría del Pueblo, deben demostrar y acreditar el daño real y objetivo que sufrieron.

Los dos días que duró la primera audiencia de versión libre de un desmovilizado de las autodefensas en el país que se acogió a la Ley de Justicia y Paz, la del alias 'El Loro', hubo veeduría internacional de delegados de la ONU, la OEA y de La Unión Europea.

Para Carbonó, el haber sido el primer fiscal que inicia los procesos judiciales a los miembros de las autodefensas desmovilizados y acogido a la ley de Justicia y paz significa un enorme reto que no es fácil, pero con la ayuda de Dios todo será posible de lograr.

"Le doy la gloria a Dios", concluyó el funcionario que se declaró cristiano.

BARRANQUILLA